Luis Carlos Fournier, invertir
Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 4 minutos

Luis Carlos Fournier para El Observador

Leí el libro de Cary Siegel titulado: ¿Por qué no me enseñaron esto en la escuela? En el que presenta 99 lecciones aprendidas en su vida y que aplican a la administración de las finanzas personales, Siegel es graduado en Administración de la Universidad de Chicago y desempeñó posiciones gerenciales en empresas transnacionales.

El libro está dividido en 7 secciones: 1. Lecciones de Vida, 2. Lecciones para Ahorrar, 3. Lecciones para gastar, 4. Lecciones sobre tarjetas de crédito y débito, 5. Lecciones para invertir, 6. Lecciones sobre vivienda, 7. Lecciones sobre seguros y 8. Otros consejos.

El autor escribió el libro para sus hijos, que en ese entonces eran adolescentes y buscaba transmitirles lo que la vida le había enseñado hasta ese momento. Él dice que no se explica como la administración de las finanzas personales no se enseña en las escuelas ya que es una de las habilidades más importantes y que nos sirven durante toda nuestra vida.

De la primera sección Lecciones de Vida, he seleccionado 5 principios que toca  Siegel y que me parecieron muy interesantes.

Principio 1. Casáte con la persona “financieramente correcta”

Nos dice  que no se refiere a casarse con una persona con bastos recursos económicos o que sea una lumbrera para las finanzas, sino que tenga buenos hábitos financieros. Esto es una cualidad personal que muchas veces no se toma en cuenta mientras conocemos más de la persona con la que estamos saliendo y, de hecho, en esa etapa de cortejo se suele intentar impresionar a la pareja con gustos “sofisticados” y regalos costosos, lo cierto es que si no se puede pagar por algo cuando se está de novios es probable que de casados sea igual de difícil costearlo. Una amiga diría que nos rendimos a la ideología romántica y no prestamos cuidado ni por conocer cómo es nuestra paraje financieramente ni por mostrarnos como realmente somos y que debemos aplicar el “si no le gusto usted se lo pierde y yo me lo ahorro”… ¡literalmente! Las discusiones sobre el dinero están dentro de las principales causas de problemas en las parejas, muchas veces por sorpresas desagradables con respeto a los niveles de endeudamiento, de ahorro y de consumo. Sepamos escoger, las relaciones de parece son ya de por sí complicadas como para agregarle estrés financiero.

Principio 2. Viva dentro de sus posibilidades

Este es uno de esos consejos que se menciona siempre cuando se habla de manejar el dinero y sin embargo, sigue siendo uno de las principales dificultades y no solo es que, en ocasiones, queremos tanto algo que no podemos esperar para tenerlo y encima, en la actualidad existe una forma rápida de conseguir aquello sin tener el dinero en el momento: el crédito en sus múltiples formas, apartados, tarjetas de crédito, créditos de consumo y cualquier otra facilidad que nos permita obtener lo deseado. No debemos caer a los encantos del crédito para comprar cuanta cosa se nos antoja, debemos adquirir aquello que nos es posible y de esa forma siempre vamos a tener dinero para ahorrar e invertir. Algo importante que nos dice Cary Siegel es que vivir dentro de nuestras posibilidades no quiere decir vivir mal, sino más bien, priorizar el gasto en aquellas cosas que nos son verdaderamente importantes, significa vivir de forma inteligente.

Principio 3. Cuide sus cosas

Nuestros padres siempre nos dijeron “cuide sus juguetes, cuide la ropa” “¡tené cuidado con eso que lo vas a romper!” Por supuesto, parte era para que durara y parte para no tener ellos que pagar la reposición. Si vamos a comprar algo, que sea de buena calidad para que nos dure bastante y debemos darle el cuidado adecuado, a la casa en la que vivimos, al carro, incluso hasta a la ropa. Aunque el costo del mantenimiento de accesorios electrónicos, carros y casas puede ser alto, el costo de no hacerlo puede ser incluso más alto.

Principio 4. Establezca objetivos financieros de corto plazo ¡Realistas!

Los objetivos deben ser realistas de lo contrario se perderá la motivación y se sentirá la persona como una preocupación adicional y los dejará de lado. Cuando son de corto plazo (menores a un año) los objetivos deben incluir metas de ahorro y de inversión y lo más importante, se les debe dar seguimiento. Si uno de los objetivos es ahorrar quinientos mil colones en un año apartando de cada quincena entonces cada quincena debemos registrar que se apartaron los 21 mil colones (aproximadamente) para llegarle a la meta anual.

Principio 5. Asegúrese de conocer su posición financiera

Para una gestión efectiva de nuestras finanzas personales debemos incorporar indicadores que nos den una idea de cómo lo estamos haciendo, algunos de ellos son: nivel de endeudamiento, nivel de ahorro, rentabilidad de nuestras inversiones, costo de nuestra deuda y uno que resumen nuestra situación es el indicador de Valor Neto que consiste en comparar el valor de todo lo que poseemos con el nivel de deudas y compromisos. Este indicador es complementario al de la posición de efectivo que consiste en calcular lo que queda de nuestro ingreso después de rebajara ahorro y gastos. El Valor Neto consiste en calcular el valor de los activos y a este restarle el monto de todas las deudas. Este indicador nos permite orientar mejor nuestras decisiones de compra y para el establecimiento de objetivos financieros de corto y de largo plazo.

Como sociedad, dentro de las cosas que deberíamos estar haciendo mejor deberíamos incluir el enseñar en todas las escuelas buenos hábitos financieros.


Traducir artículo