Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Dermatóloga Dra Dinora Ochy para El Observador

El acné es de las patologías más frecuentes en mi consulta diaria como dermatóloga y por esta razón expondré los 7 errores que pueden producir acné y sobre todo en una piel con tendencia a tenerla:

  1. Lavar el rostro en exceso

Este es un gran error que cometen las personas que tienden a tener la piel grasa, donde en repetidas ocasiones durante el día lavan el rostro con jabones de forma excesiva para retirar el exceso oleoso de la piel. Esto es un hábito contraproducente porque produce más grasa en la piel y la irrita. Lo recomendable es lavar el rostro en la mañana y en la noche con jabones neutros. También es importante la técnica al lavar el rostro, en el cual no es adecuado lavar con tiempos muy prolongados para evitar friccionar la piel y la irritación.

2. El tocarnos la cara con las manos sucias

La manipulación de lesiones en el rostro aumentan las bacterias en la piel y la inflamación provocando como resultado procesos inflamatorios poco estéticos, abrasiones sobre la piel o manchas residuales después de la inflamación de la piel tras los brotes de acné.

3. No lavar tus brochas de maquillaje

En este error volvemos nuevamente al punto de la higiene, en el cual se recomienda que las brocha del maquillaje debe limpiarse una vez a la semana para evitar proliferación de bacterias en estas y exacerbando crisis de acné. Recuerda también que las brochas nuevas debes lavarlas, antes de estrenarlas aunque parezcan que están limpias, porque no sabemos cómo fueron manipuladas antes de que llegaran a tus manos.

4. Colocar las cremas y las terapias anti acné en todo el rostro

Es importante reconocer las áreas que tienden a estar en crisis de acné,  y aplicar solamente en estas áreas afectadas y no en todo el rostro, debido a que estas cremas, por lo general, son bastante irritativas sobre una piel normal.

5. Utilizar el bloqueador solar solamente en el verano o playa

Este es un gran error debido a que la radiación está en todo momento del año y hasta dentro de la casa. La radiación solar tiende a manchar la piel y cuando estamos con brotes de acné aún más.

6. No tener paciencia

Este es otro gran error. Al querer tener resultados de un día para el otro tendemos a estar cambiando las rutinas de los tratamientos o estar saltando de un tratamiento a otro, sin ver los resultados por la poca paciencia. Además, tiende a alargar los periodos de crisis de la acné y así sus secuelas. Dale tiempo prudente como mínimo un mes al tratamiento de tu dermatólogo.

7. La mala alimentación

Los alimentos con exceso de grasa y azúcares empeoran las crisis de acné. Recuerde que lo que comemos se ve reflejado en nuestra piel. Algunos ejemplos de estos alimentos pueden ser los chocolates, la leche (semidescremada), los alimentos fritos y la comida chatarra.

Es importante enfatizar que el especialista en la piel y el mejor aliado para recomendar un tratamiento de acné es un dermatólogo.

 


Traducir artículo