Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: < 1 minuto

Irene Henderson para El Observador

Por lo general, cuando hablamos del proceso de lectoescritura, lo limitamos a la acción de escribir o leer. Para alcanzar esas competencias, son necesarias un conjunto de habilidades básicas.  Podemos estimular  a los niños con actividades divertidas que benefician la lectoescritura.

Es importante estimular la actividad motora gruesa, motora fina, discriminación visual y auditiva, coordinación visomotoras, entre otras. Es una estrategia para promover un mejor aprendizaje general y específicamente de lectoescritura.

Hoy nos enfocaremos en actividades divertidas que estimulan la motora fina.

Cuando se aproxima el maravilloso mundo del lenguaje escrito, en la vida de nuestros chicos y chicas, aprovechemos estas actividades para beneficiar de forma directa la motora fina y de forma indirecta, un mejor desarrollo de competencias para la vida.

La siguiente lista, además de cumplir con ese propósito, crea un espacio emocional saludable para las personas que participan.

Empecemos con juegos:

  • Mímica de animales.
  • Videojuego Just Dance o similar.
  • Bingo de colores y sonidos.
  • Juegos de pescar.
  • Competencia de gateo.

También podemos probar otras actividades gratificantes:

  • Hacer galletas o tortillas.
  • Enhebrar objetos con el fin de hacer collares, pulseras, llaveros.
  • Hacer torres por medio de bloques o Lego.

Como terapeuta ocupacional utilizo estas actividades y he podido comprobar su efectividad. Espero que usted también lo haga y nos cuente su experiencia.

Irene Henderson
Terapeuta ocupacional con especialidad en integración sensorial para niños
Email: [email protected]


Traducir artículo