Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos
Silvia Solera para El Observador
Esta es una receta que me han pedido mucho y hasta ahora la grabo porque, aunque es muy fácil, no es de las recetas más rápidas que se pueden preparar. Sin embargo, aquí está por fin.
La carne mechada es una receta que normalmente yo preparo en dos días, el primero suavizo la carne cocinándola en olla de presión o a fuego lento con cebolla, zanahoria, apio, orégano, tomillo y laurel y agua sin sal.
También combino dos tipos de cortes de res, cecina para mechar y alguna carne con hueso como jarrete o costilla  para darle más sabor y aportar algo de la grasa que la cecina y la quititeña no tienen. Además así aprovecho para hacer un caldo que luego podré usar en otras preparaciones.
Si se cocina a fuego lento yo procuro darle al menos 6 horas y si es a presión por lo menos 90 minutos. Es bastante, pero así me aseguro de que la carme quede suave.
Como ve, la primera etapa es lenta, por eso al prepararla siempre hago bastante para así aprovechar el esfuerzo y tener porciones extra para utilizarla en varios platos o combinaciones.
Una vez que la carne está suave, la separa del caldo y la dejo enfriar, para desmenuzarla, casi siempre me espero al día siguiente y la mantengo en refrigeración mientras tanto.
Ahora si, para hacer la carne mechada se necesita:

Ingredientes:

  • 2-3 tazas de carne desmenuzada o mechada
  • 1 taza de caldo de res (el mío lo verán casi como una gelatina, es normal que eso pase al enfriarse)
  • 1-2 cucharadas de pasta de tomate
  • Vegetales para sofrito (cebolla, chile dulce, apio, zanahoria, tomate y ajo)

Preparación:

  1. El primer paso es hacer lo que en cocina llamamos “un buen sofrito”, es casi un mantra, y consiste en sofreír lentamente los vegetales para que se cocinen y suelten todo su sabor y jugos.
  2. Luego se añade la carne, el caldo, la pasta de tomate y agua si es necesario.
  3. Lo siguiente es dejar cocinar a fuego medio hasta que la carne se termine de desmenuzar, absorba el líquido y se impregne de los sabores del sofrito.
  4. Por último, solo es necesario sazonar con sal y pimienta al gusto y listo.
Si se quiere, se puede añadir chile picante para darle un toque más mexicano a la preparación.
Y yo recomiendo almacenarlo en dos contenedores de vidrio para poder usarlo durante la semana.


Traducir artículo