Carta abierta al Dr. Román Macaya, Dr. Daniel Salas y Sindicato Médico Nacional

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Dr. Abel Víquez

Hablando de colega a colega, con gran asombro y enojo, nos hemos enterado —los médicos que trabajamos en la medicina privada de este país— que “SU PRIORIDAD” en este momento, es vacunar al personal administrativo de esas instituciones donde ustedes trabajan, con criterios que ustedes mismos establecieron y no entendemos.

Además, acaban de convertir en prioridad vacunar al personal que realiza teletrabajo, por supuesto perteneciente a “la gran familia de trabajadores de las instituciones que ustedes representan”.

A finales de diciembre, recibimos en los hospitales privados un mail de parte de ustedes solicitando nuestros datos y nos dijeron que seríamos vacunados la segunda – tercera semana de enero.

La semana pasada recibimos otro mail de ustedes diciéndonos que la fecha se traslada para la tercera semana de febrero, pero también nos preguntaron si teníamos contacto directo con pacientes Covid-19.

Esa pregunta es totalmente absurda, mal intencionada y fuera de contexto.

¿Cómo podemos saber los médicos que trabajamos en hospitales privados la respuesta a esa pregunta? Misma que no hicieron a sus trabajadores para vacunarlos.

La única manera, por cierto inviable y absurda, igual que su decisión contra nosotros, es solicitar a todos nuestros pacientes 72 horas antes de la cita, cirugía o procedimiento médico, un hisopado nasal negativo por covid-19.

Por mas que lo intenté, no entiendo la lógica insensata de asumir que covid-19 no se trasmite en los hospitales privados. Asumir que un intensivista, emergenciólogo, o médico de cualquier otra especialidad, exactamente igual que en la CCSS, no estamos expuestos a covid-19.

Es irreal, pero sí es prioritario vacunar al personal administrativo y al que hace tele trabajo de las instituciones que ustedes representan, pero a nosotros no.

El vil acto, a todas luces discriminatorio, irrazonable, que transciende los límites normales de la lógica y la inteligencia, es y será muy difícil de entender, máximo como anoté anteriormente, que estamos hablando de colega a colega, excepto en el caso de Román Macaya que no es médico y probablemente no entiende la gravedad del asunto del que hablo.

Dato subestimado

Por otra parte, otro argumento que ustedes ignoran y no quieren atender, que apoya nuestra posición como médicos privados, es la gran cantidad de pruebas positivas confirmadas en sangre, de personas que en algún momento tuvieron contacto con el virus pero no lo toman en cuenta para transmitir esa realidad al país en sus famosas conferencias de prensa.

El número exacto de positivos definitivamente está subestimado. El no tomarlo en cuenta no les quita lo positivo y ustedes no lo consideran en sus estadísticas.

Estos exámenes se hacen de rutina solo en hospitales y laboratorios privados. Resulta “muy gracioso” que para fines estadísticos solamente son positivos los exámenes que hace la CCSS, definitivamente muy gracioso y gravísimo desde el punto de vista epidemiológico/estadístico.

También resulta un poco difícil entender que el número de casos en nuestro país se mantiene a la baja mientras en el resto del planeta está en aumento. Incluso ya se habla de una tercera ola, más grave y más devastadora

¿Será que no se están haciendo las suficientes pruebas y que no se están contando esas pruebas positivos que se realizan en hospitales, laboratorios privados y ustedes los ignoran como si no existieran? (Es importante entender que fue el mismo Ministerio de Salud quien solicitó a los establecimientos privados que NO le reportaran esas resultados)

Como les dije, de colega a colega, están cometiendo una clara y abominable discriminación al diferenciar entre “médicos de la Caja y médicos privados”.

Excepto que sus “estudios científicos” demuestren que a los médicos, personal de enfermería y otros trabajadores de la medicina privada exactamente igual que en la CCSS, no somos contagiados por covid-19 y que somos inmunes. Hasta ese momento voy dejar de creer la irracionalidad, poco científica y “amiguista” de la decisión que tomaron.

Gracias y para finalizar, no me queda claro si entienden la gravedad del asunto, al parecer no, pero también somos trabajadores que todos los días, exactamente igual que sus médicos y demás personal afín, tenemos las mismas probabilidades de contraer el virus y que también igual nos podemos morir.


Traducir artículo