Caso Allison: “Mi mejor amiga fue víctima de un femicidio”

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

 

Yosebeth tuvo, hasta el último momento, la esperanza de que su amiga Allison estuviera con vida pero no fue así.

“Tenía mucha esperanza de que ella estuviera bien, que apareciera, pero hubo otros planes”, contó este domingo al terminar el funeral de Allison Bonilla en Cartago.

La joven insistió en que sigue viendo los hechos como una pesadilla. “Quisiera que esto se acaba y que no fuera cierto”, agregó. “Hay personas sin corazón que hacen daño y no se miden”, concluyó.

Según Yosebeth, otro de los elementos que la marcó fue que los restos de su amiga fueran hallados cerca de su casa, en San Jerónimo de Cachí.

Una muerte que marcó a miles

El caso de Allison Bonilla, a quien este domingo su familia dio sepultura, estremeció al país.

La pesadilla comenzó el 4 de marzo cuando la joven regresaba de estudiar. Camino a su casa, Allison alertó a su novio de que “unos pintas” la estaban siguiendo.

Aunque su madre salió a toparla, la joven no apareció más. Ahí arrancó una búsqueda que siguió todo el país.

La imagen de Yendry Vásquez, la mamá de Allison, llorando y suplicando por su hija perdida, tristemente se hizo recurrente.

Con el paso de los meses, elementos como unos lentes, aretes y la cédula,  fueron apareciendo, pero no así rastro de Allison.

De manera paralela a las investigaciones del OIJ, su familia lideró una iniciativa para que el tema no cayera en el olvido.

OBSERVE MÁS: Abogado: “La familia de Allison por fin encuentra paz, ahora vamos a buscar justicia”

A principios de julio el abogado Rodrigo Araya anunció que tenían identificados a los sospechosos.

Las semanas siguieron pasando y llegó setiembre, donde el caso se fue aclarando.

Un vecino de la zona conocido como “Sukia” quedó detenido y confesó la muerte, pero un cambio de abogado generó luego una variación del testimonio.

El dato, sin embargo, reavivó la búsqueda y nuevos elementos fueron encontrados en un botadero clandestino en Cachí.

Una despedida, al fin

En el botadero aparecieron primero algunas prendas de vestir y luego restos humanos que hicieron temer lo peor.

Exámenes del OIJ así lo confirmaron y tras casi 8 meses de dudas, el destino de Allison quedó claro.

Tras recuperar los restos la familia pudo por fin, darle un funeral.

La despedida comenzó el sábado, con una caravana de la capital a Cartago y con una vela donde participaron familiares, amigos y vecinos.

Al medio día de este domingo se celebró la misa en el Santuario de la Virgen de Ujarrás y ahí se pasó al Cementerio de Birrisito.

El caso está ahora en su fase judicial.

OBSERVE MÁS: Claves para entender el caso de la joven Allison Bonilla, desaparecida desde marzo en Cachí

Videos y fotografías: Carlos González para El Observador


Traducir artículo

Estudiar Derecho me enseñó que lo que realmente cambia las cosas es el periodismo bien hecho.
Si la política o las leyes parecen aburridas es porque nunca nos las han contado de la forma correcta.