Construir el talento del futuro

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Francisco Soto para El Observador

Hay una brecha de talento entre nuestras competencias y las que necesita la economía. No solo hablamos de innovaciones, pensamiento crítico, colaboración en red o inteligencia emocional, si no de otras como competencias laborales.

La economía de la era COVID-19 traerá una enorme crisis laboral. Es urgente reducir esta brecha de talento. El personal de la empresa debe adaptarse a la emergencia social sin precedentes, enfocada la eficacia en los resultados y resiliencia para enfrentar los desafíos y riesgos sanitarios.

Innovar y hacer planes para el futuro, en materia de talento, en estos tiempos de incertidumbre es complicado para muchas empresas, pero estas deben tomar decisiones hoy para prepararse para el mañana. Así acelerar y asegurar su adaptación a la nueva normalidad.

Para las empresas se hace obligatorio contar con mejores procedimientos de reclutamiento y trabajar en capacitar a su personal para mejorar sus competencias. Debe asegurarse que estos están preparados para asumir nuevos roles que requieren de estas nuevas habilidades.

Crear un vínculo ético de la calidad del trabajo es un valor que las empresas deben adoptar en esta era, la dirección de la empresa debe garantizar la productividad futura basado en el talento de su personal, deben desarrollarles las competencias para retenerlos y motivarlos.

Imaginar el futuro

La dirección de la empresa debe analizar los diferentes escenarios de evolución del negocio y establecer cuáles serán las nuevas competencias laborales. Realizar un diagnóstico de la empresa preguntándose ¿Qué necesita el mercado?, así como un diagnóstico de sus empleados ¿Cómo vamos a trabajar en este? El éxito dependerá del acierto en el análisis, hasta qué comprendamos en donde existe una brecha de talento.

Formación y desarrollo para construir competencias

Los responsables del personal de la empresa deben tener un abanico de acciones que ayuden a construir nuevas habilidades y competencias. Deben enfocarse en las que están relacionadas con flujo de trabajo, aquellas acciones que se realizan con sus compañeros o colegas en el día a día, en donde el riesgo es mayor.

La empresa evolucionará en la medida que evolucionen cada uno de sus integrantes. Hablamos de sistemas de aprendizaje social colectivo y en red, como grupos de práctica, sistemas de evaluaciones, certificaciones de personal, proyectos que buscan profundizar en estas competencias y a la vez en mejorar los resultados del negocio.

La mejora de las competencias es un programa activo, dinámico y en movimiento, que debe plantearse con principios ágiles para que su éxito se continuo.

¿Están las empresas en Costa Rica para realizar un diagnóstico para la mejora de las competencias de su personal en esta era COVID-19?


Traducir artículo