Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Marian Bákit para El Observador

En publicidad, siempre hemos considerado a la creatividad como la llama que enciende nuestra industria. Erróneamente nos hemos catalogado como los abanderados de este talento. Sin embargo, con los años, nos hemos dado cuenta que la creatividad puede ser un don pero es más una disciplina.

Definamos creatividad como lo hace Sir Ken Robinson, educador y experto en creatividad británico: “el proceso de crear ideas originales que aporten valor“. O sea, de nada sirve una gran idea si no aporta valor. La creatividad no debe ser asociada únicamente al arte, sin bien es cierto pueden ser primos hermanos, uno puede existir sin el otro.

¿Pero cuales son los insumos de los que nos valemos para crear ideas que generan valor?

Contexto multicultural: el conocimiento y la curiosidad por otras culturas y otras creencias hace que las personas desarrollen una sensibilidad para poder crear. El estar expuesto a distintas formas de pensar y de ver la vida genera una apertura mental que fomenta los procesos creativos.

Insights. No existe una palabra en español para traducirla de forma correcta, pero tiene que ver con la percepción interna, el conocimiento profundo de una acción o intención. El entender porqué las personas hacen las cosas o dejan de hacerlas nos permite crear un marco creativo para plantear soluciones originales a problemas.

Datos para mensajes más precisos

Un insight universal bien reconocido y utilizado puede hacer magia en campañas de comunicación. Las grandes marcas se valen de ellos para conectarse con sus consumidores.

Datos: es aquí donde las ciencias exactas se unen con las sociales, para colaborar en los procesos creativos y reconocer oportunidades de innovación. Los datos nos pueden dar mucha información sobre una situación o comportamiento.

Nos permiten segmentar y conocer mucho mejor a nuestros clientes a través de sus comportamientos repetitivos o comunes entre un grupo de personas. Para agregar valor a través de las ideas hay que entender primero.

Valernos de los datos en procesos creativos también nos sirve para ser más asertivos y certeros en los mensajes y más rentables en los medios que vayamos a utilizar.

Los retos que enfrentamos hoy en día deben de ser resueltos con nuevas ideas que colaboren en sanar estructuras sociales y económicas dañadas. El peligro está en la línea tan delgada que divide una idea de una ocurrencia. Por eso es importante apoyarnos en procesos creativos inteligentes idealmente apalancados en datos reales y procesados.

Marian Bákit es Directora General de Ideas MCW
Email: 
[email protected]
Web:
www.ideas.cr


Traducir artículo