Volver

Sistema electoral

¿Cómo se elige el presidente?

La elección presidencial en Estados Unidos ocurre cada cuatro años en el martes después del primer lunes de noviembre.

El proceso está marcado por un elemento muy particular: no siempre las ganará quien tenga más votos.

Otros temas como el registro de votantes y la forma de emitir el sufragio también las hacen únicas.

Más que una elección, el gigante norteamercano está de cara a 50 procesos, pues cada estado define las reglas definitivas para que sus ciudadanos decidan entre dejar a Donald Trump o darle un chance a Joe Biden.

Primer debate presidencial, el 29 de septiembre de 2020 en Cleveland, Ohio (AFP)

Estos son algunos elementos para comprender la magnitud del proceso:

¿Quiénes votan?

El derecho al voto en las elecciones se da a los ciudadanos mayores de 18 años y que no estén condenados por delitos graves.

Los interesados en votar deben pasar además por un proceso de registro previo ante las autoridades de su estado de residencia, pues no hay un registro de nacimientos centralizado.

Como excepción aparecen Idaho, Minnesota, New Hampshire, Wisconsin y Wyoming donde los votantes pueden registrarse aún el día de la elección.

Un detalle adicional es que los habitantes de los territorios anexos a EE.UU. como Puerto Rico, Guam o Islas Vírgenes son ciudadanos estadounidenses sin derecho a votar. Pese a ello, si alguno traslada su residencia a los estados oficiales sí podrá inscribirse y ser parte de las elecciones.

El sistema deviene en que a la fecha no se sabe de cuántas personas es oficialmente el padrón.

Casillas electorales para el día de las elecciones presidenciales. Cada Estado define las papeletas que utilizará. (AFP)

¿Cómo y cuando se vota?

La Constitución de los EE.UU. establece que el día para votar es el primer martes después del primer lunes de noviembre, que este año será el 3 de noviembre.

El día se eligió a mediados del siglo XIX, garantizando que no coincidiera con las obligaciones religiosas, estuviera fuera del tiempo de cosechas y aún no llegaran los duros inviernos del norte.

Ese día, sin embargo, se reciben poco menos de las mitad de los votos.

Las votaciones arrancaron en realidad desde el pasado 18 de setiembre dados los diversos sistemas disponibles, los cuales incluyen:

  • Voto adelantado: la mayoría de estados permiten anticipar el voto en las oficinas electorales respectivas, donde se asiste a dejar la papeleta ya sea en un sobre o directamente en una urna. Cada lugar establece sí se pueden contar antes o hasta noviembre.
  • Voto por ausente: las personas reciben la papeleta, marcan su preferencia y la envían por correo al servicio electoral a partir de este mes. No todos los estados validaban este sistema su cobertura se amplió debido al coronavirus.
  • Voto presencial: quienes opten por el voto tradicional deberán desplazarse al centro respectivo el martes respectivo topando, otras vez, con distintos mecanismos según el estado, los cuales van desde una papeleta hasta una máquina donde se marca la opción preferente.

El estado de Virginia fue el primero en dar el banderazo de salida, permitiendo el voto desde mediados del mes anterior.

El voto por correo está habilitado en la mayoría de estados. (AFP)

¿Por quién se vota?

En las elecciones estadounidenses no se vota por un presidente sino por un colegio electoral.

Se trata entonces de elecciones de segundo grado, lo que mete más complejidad al definir el próximo presidente.

La ley establece un grupo de 538 colegiados que son los que tomarán la decisión final.

El grupo se divide entre los 50 estados y el Distrito de Columbia según la población de cada uno y, en teoría, estos deben votar por el candidato que ganó las elecciones en su estado.

Pasada la votación nacional, el grupo se reune para emitir su veredicto, el cual no siempre es igual al del voto popular.

Esto se debe al sistema "el ganador se lleva todo", lo que genera desequilibrios según el tamaño de los estados.

En 2016 los electores debieron esperar al día siguiente para conocer el resultado de todos los estados. (AFP)

Entonces, ¿cuándo se conoce un ganador definitivo?

Dado el poder de cada estado para fijar sus reglas electorales, el procedimiento para oficializar la decisión nacional no será menos complicado.

Compilados los votos postales, adelantados y presenciales se da el conteo para definir a quien se irán los votos electorales de cada estado.

Será entonces hora de que el Colegio Electoral se reuna, lo que está pactado para el primer lunes despúes del segundo miércoles de diciembre -en este caso el 14 de diciembre-.

La decisión aún no es oficial pues el 6 de enero el Senado y la Cámara de Representantes tendrán una sesión conjunta para recontar los votos del Colegio Electoral y entonces sí, establecer al nuevo presidente.

Dos semanas después, específicamente el 20 de enero, quien resulte electo tomará juramento.

¿Alguna complicación adicional? Sí la hay. En caso de que el 20 de enero caiga domingo, se hará el juramento a puerta cerrada, mientras que toda la ceremonia de toma de posesión -donde se repite el juramento- deberá esperar para el día siguente.