• Deportes

“Demonios en la cabeza”: Así explica Simone Biles su retiro del concurso por equipos en la gimnasia de Tokio 2020

-

Escuchar este artículo


Tiempo de Lectura: 4 minutosLa superestrella de la gimnasia, la estadounidense Simone Biles, explicó que su retirada este martes del concurso por equipos femeninos de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020 se debió a “demonios en la cabeza” y señaló su intención de cuidar su “salud mental”.

“Desde que entro al tapiz, estoy yo sola con mi cabeza, tratando con demonios en mi cabeza (…) Debo hacer lo que es bueno para mí y concentrarme en mi salud mental y no comprometer mi salud y mi bienestar”, explicó a la prensa.

Poco antes, Biles, de 24 años, había abandonado a sus compañeras del ‘Team USA’ tras su paso por el primer aparato, la barra de equilibrio, donde estuvo por debajo de sus estándares habituales, con una nota de 13,766 puntos.

La cuatro veces campeona olímpica en Rio-2016 abandonó luego brevemente la sala, antes de regresar con estatus de reemplazante para seguir el final de la competición, en la que Rusia, bajo bandera neutral por la suspensión que pesa sobre el país por los escándalos de dopaje del pasado, fue el ganador, por delante de Estados Unidos (plata) y Gran Bretaña (bronce).

Biles recibió sonriente su medalla y no parecía sufrir ninguna lesión física. La Federación Estadounidense había explicado a la AFP en un correo electrónico que el abandono de Biles era por “motivos médicos” y que “se harán exámenes diariamente para determinar si obtiene la autorización médica para las competición que están por venir”, había añadido USA Gymnastics, sin dar más precisiones sobre el estado de salud de la superestrella de la gimnasia.

Biles explicó luego a los periodistas que sentía una fuerte presión psicológica ante el reto de sus finales en Tokio.

“No tengo tanta confianza en mí como antes, no sé si es una cuestión de edad. Estoy un poco más nerviosa cuando estoy haciendo mi deporte. Tengo la impresión de que ya no puedo disfrutar como antes”, añadió.

De esta forma se hizo eco de unas declaraciones recientes de la tenista japonesa Naomi Osaka, que también habló públicamente de su salud mental y los problemas que estaba experimentando ante la presión mediática.

De intocable a repentinamente frágil

Cuidada por una familia de acogida durante su infancia y agredida sexualmente en la adolescencia, Simone Biles ha superado todos los obstáculos para llegar a la cima de la gimnasia.

Tras haber superado a los 22 años el récord de la leyenda bielorrusa Vitaly Scherbo (23) con 25 medallas en la escena mundial, 19 de ellas de oro, la estadounidense es una de las estrellas de los Juegos Olímpicos de Tokio, cinco años después de sus cuatro medallas en Rio.

Pero, pocos se esperaban que se viniera abajo delante de todos y no pudiera continuar junto a sus compañeras.

Sigue siendo la mejor gimnasta de todos los tiempos, una denominación que ella misma acepta al llevar en sus mallas la cabeza de una cabra de lentejuelas, o goat en inglés, un juego de palabras con “GOAT” (“Greatest Of All Time”) que distingue al mejor deportista de todos los tiempos en su disciplina.

Nunca, antes de ella, una gimnasta había logrado cinco coronas mundiales en el concurso general. “A veces me preguntó cómo lo hago, me gustaría poder salir de mi cuerpo para verlo con mis propios ojos”, confiesa.

Asegura que siempre le ha gustado “la sensación de volar” en la gimnasia. Más atlética, más potente, la pequeña bomba estadounidense (1,42, 47 kg) vuela por encima de todas. Cuatro acrobacias – dos en suelo, una en la barra y otra en salto – llevan su nombre.

Para seguir llevando más allá los límites, tiene en la manga una nueva acrobacia en salto, que ninguna mujer ha realizado antes que ella.

‘Salvada’ por sus abuelos

Para su compatriota Morgan Hurd, campeona del mundo de concurso general en 2017 -en su ausencia-, simplemente es “sobrehumana”.

Cuando la pequeña Simone descubrió la gimnasia con seis años en una excursión escolar, fue inmediatamente captada por un entrenador.

Podría parecerse a un cuento de hadas, pero no lo es porque Biles, nacida en Ohio, convivió en sus primeros años con una madre “dependiente del alcohol y las drogas”, que “entraba y salía de prisión”, lo que hace que ella y sus tres hermanos y hermanas acaben en una familia de acogida, relató emocionada a la televisión estadounidense en 2017.

“Nunca pude contar con mi madre biológica. Recuerdo que siempre tenía hambre y miedo”, dijo.

“Mis abuelos me salvaron”, dijo de Nellie y Ron Biles, que considera como sus padres y que cambiaron el curso de su historia al adoptarla, así como a su hermana pequeña.

Con ocho años, Biles tiene un encuentro decisivo con Aimee Boorman, la entrenadora que la llevará a lo más alto, su “segunda mamá”, que velará por su equilibrio tanto en los aparatos como en la vida.

Bajo su dirección se convirtió, con 16 años, en campeona del mundo por primera vez en 2013 y con ella también logró sus primeros podios olímpicos.

‘Soy mucho más que eso’

Después de la marcha de Boorman a Florida, la tejana de adopción continuó sus entrenamientos con los franceses Laurent Landi y Cécile Canqueteau-Landi tras un año sabático después de los Juegos de 2016.

Poco después Biles revela otra herida íntima: en enero de 2018, confiesa que formó parte de las más de doscientas víctimas de Larry Nassar, exmédico del equipo femenino estadounidense de gimnasia, actualmente en la cárcel.

Desde entonces no duda en denunciar públicamente la pasividad de las autoridades deportivas estadounidenses.

Y cuando la Federación Estadounidense de Gimnasia le desea un ‘feliz cumpleaños’, la ataca en Twitter pidiéndole que mejor inicie una investigación independiente sobre esas agresiones sexuales.

Después de “todo lo que he pasado con la federación, volver a encontrar el amor por el deporte y ser sólo Simone, todo eso ha sido un largo camino”, dijo recientemente ella, cuya alegría cuando hace sus acrobacias es manifiesta.

Tampoco oculta en el documental “Simone versus herself”, lo que significó en términos de sufrimiento la violencia que sufrió: horas en el diván del psicólogo.

Pero, Biles, que apoyó el movimiento “Black lives matter” y en quien Cécile Landi ve también una voluntad de “hacer historia” porque “es una atleta negra”, afirma que “sé que esta horrible experiencia no me define”

“Soy mucho más que eso. Soy única, inteligente, talentosa, motivada y apasionada. Me prometí que mi historia sería mucho más grande que eso”, concluye.


Traducir artículo

Últimas Noticias

La madre costarricense que perdonó al hombre que causó la muerte de su hija y luchó para que no lo encarcelaran

"Tuvimos que esperar en el hospital un montón de tiempo para ver el cuerpo y recuerdo que me puse...

Pacientes con enfermedades crónicas urgen a diputados aprobación de proyecto de cannabis medicinal

Pacientes con diferentes enfermedades crónicas solicitan a los diputados y al gobierno la aprobación del proyecto de ley que...

Ser mamá a los 46 años: una tica en Bélgica cuenta su historia de reciente maternidad

Rebeca Ugalde vive, quizás, su más grande anhelo: la maternidad. Hace un mes nació Gabriel y su corazón rebosa...

PAC deja para el domingo decisiones polémicas sobre papeletas a diputados

La jornada del PAC para el domingo se pronostica tan larga y...

PUSC se ve ganando en segunda ronda y con 17 diputados en la Asamblea Legislativa

El Partido Unidad Social Cristiana completó este sábado sus procesos internos y está listo para la campaña electoral con...

PLN recurre a caras conocidas para tratar de llevar más diputados al Congreso

El Partido Liberación Nacional (PLN) eligió a sus aspirantes a diputación para el período 2022-2026 en los denominados puestos...

Recomendadas

- Advertisement -

Le podría interesarRELACIONADAS
Recomendadas para usted


Traducir artículo

Cached: Sun Sep 26 2021 03:30:29 GMT-0600 (Central Standard Time)