Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Natalia C. Alfaro para El Observador

Si usted es de las personas que la primera vez que escucharon el término desarrollo sostenible pensaron en naturaleza, energías limpias, reservas y muchas fotos de personas plantando árboles ¡quédese! Este artículo es para usted.

Esa idea es un mito. Desde el desarrollo del lenguaje en la especie humana hasta la creación de nuevas tecnologías se ha utilizado el concepto de desarrollo sostenible para encasillar cualquier forma de proceso continuo que al final de determinado tiempo construye “algo” que trasciende y permanece

Sin embargo va más allá. En el 2015, la Organización de las Naciones Unidas aprobó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) una agenda global con 17 metas integrales, que van desde eliminar la pobreza en el mundo hasta – mis temas favoritos – verdadera igualdad de género, innovación, educación, infraestructura y, ahora si, defender al medio ambiente contra el cambio climático. Forman parte de una gran agenda con miras al 2030.

Una de las cosas que me parecen más interesantes de este desafío global es el uso de la tecnología como eje transversal para cumplir con los objetivos. La Agenda 2030 considera su gran potencial para acelerar el cumplimiento y reducir el coste de sus procesos de implementación, así como su apoyo al acceso democratizado y descentralizado de la energía, las finanzas y la educación. Al mismo tiempo facilita la inclusión e interacción digital.

Transformación

El mayor uso de plataformas tecnológicas promueve el acceso a la información, necesario para divulgar todas y cada uno de los ideales de la agenda. Adicionalmente facilita la recolección y análisis de datos y favorece la aparición de nuevos negocios. Nos ayuda a contar con nuevos modelos de realidad como la virtual y la aumentada y su sin fin de aplicaciones; ni que decir de la robótica, la impresión 3D y la Inteligencia Artificial aplicables en todos los 17 objetivos de la Agenda 2030.

Pero la mejor noticia que le voy a dar es que usted desde su casa puede colaborar, así que aquí le van unos consejos: 

Si usted disfruta del descanso en el sofá, por suerte hay cosas facilísimas que puede hacer desde su teléfono inteligente como: leer, pagar facturas, enviar correos, evitar impresiones, darle más “compartir” y menos “me gusta” a noticias interesantes, postearlas en todas sus redes sociales para tener más alcance, informar y de paso convertirse por unos segundos en influencer.

Pero si se lo quiere tomar en serio y ser un embajador de los ODS le recomiendo que no guarde el conocimiento solo para usted. Compártalo y asesore a jóvenes. Si le contrataron recientemente pregunte cuánto gana su compañero y si gana más que usted por hacer exactamente lo mismo denúncielo, alce su voz contra todo tipo de discriminación.

Yo personalmente quiero contribuir a construir ese “algo” que me permita asegurar a que el planeta Tierra y sus habitantes no desaparezcan antes de que me convierta en abuela, porque quiero un futuro próspero para mi y los que amo, porque quiero trascender, ¿y usted?

Piénselo, y si su respuesta es afirmativa empiece por compartir este artículo y no dude en escribirme para más tips, conviértase también en un embajador de los ODS.

Natalia C. Alfaro cuenta con más de 7 años de experiencia gestionando proyectos en ciencia, tecnología e innovación alrededor del mundo.
Es emprendedora y enseña a niños y adultos a pensar de forma creativa, futurista para que puedan construir una sociedad más próspera.
Tel: 8898-6226
Web: www.wrlearning.com
Email: [email protected]



Traducir artículo