Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Andrea Bonilla para El Observador

Hoy me gustaría hablarles sobre la importancia del análisis del desempeño y de lo que nos rodea, tal como la competencia, las tendencias del mercado y las expectativas de los dueños y huéspedes. Estos puntos tienen que ir de la mano con una clara visión y estrategia para cada negocio. Y, por supuesto, es crítico tener claras las metas crucialmente importantes y también tenerlas bien definidas y bien delineadas.

Entonces, ¿cómo hemos logrado mantener un claro análisis para ejecutar consciente y lúcidamente? En Cayuga manejamos desde hace varios años 4 metas importantes que giran alrededor de nuestra filosofía, nuestro propósito y nuestra estrategia. Esta estrategia es revisada anualmente y presentada a nuestros gerentes durante lo que llamamos “Plan de Negocios”. Las 4 metas que tenemos son:

  1. Dinero: Alcance de presupuesto
  2. Huéspedes: Exceder las expectativas y obtener una alta satisfacción por la experiencia.
  3. Equipo: Retener por medio de la motivación y apoyar en el crecimiento de nuestro staff
  4. Sosteniblidad: Ser operaciones sostenibles a nivel de rentabilidad, ambiente y la comunidad

Cada meta tiene sus diferentes maneras de medir el desempeño de los equipos. Nos damos constantemente la tarea de enseñarle a cada miembro del staff cómo es que su trabajo afecta positiva o negativamente el desempeño y el alcanzar (o no) estas metas. Así, cuando todos sabemos qué estamos haciendo, podemos analizar claramente qué hay que mantener, qué hay que cambiar y qué necesita un análisis más exhaustivo.

Los últimos seis meses han sido de constante revisión, análisis y de devolverse al tablero de dibujo para trazar nuevamente la línea de acción. Durante estos meses hemos sido sumamente cuidadosos con cada dirección y cada paso que damos, siempre tomando en cuenta cada área primordial para nuestro negocio.

Y este mes especialmente hemos dedicado muchísimo tiempo a tratar de desempolvar esa “bolita mágica” que todo empresario o gerente usa a la hora de diagnosticar el futuro, o sea, presupuestar para el año entrante. Menciono que desempolvamos la bolita porque realmente hay tanta incertidumbre que nos preguntamos si: ¿será que viene el turista extranjero? ¿será que vamos a entrar en otra “encerrona” si los casos aumentan? ¿Será que si la vacuna sale y es confiable todo regresa a la normalidad?

La tarea de analizar estos últimos seis meses operando con hoteles al 25%, 50%, 75% de ocupación, de planilla y de insumos ha sido exhaustiva. Hemos revisado cada lado de cada meta, cada acción tomada, cada impacto de esa acción y cómo se podría amoldar para este año que viene… 2021. El análisis del desempeño pasado es muy útil para tratar de proyectar desempeño futuro. Así que hemos estado viendo números del primer año de operación, de años de vacas flacas y también del excepcional 2020 para poder comparar y poder tratar de diagnosticar algo tan incierto como el año venidero. De esta manera, nos trazamos un camino lo más claro posible para poder desempeñarnos adecuadamente y alcanzar las metas trazadas.


Traducir artículo