El Banco de Costa Rica: ciudadano orgulloso de un país único

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

El desarrollo de Costa Rica a lo largo de estos 200 años es motivo de orgullo para quienes habitamos este hermoso país. Ha sido un camino lleno de retos que como nación, hemos sabido enfrentar, para llegar a ser el país que somos hoy: libre, soberano e independiente.

Dentro de esta trayectoria, el Banco de Costa Rica ha sido un ciudadano comprometido, que ha trabajado para que nuestra Patria salga adelante en cada una de las etapas de su viaje hacia el presente.

Habían transcurrido tan solo 56 años desde nuestra independencia cuando en 1877, se fundó el Banco de la Unión, que dio sus primeros pasos colaborando en el fortalecimiento de una naciente economía.

En 1890 esta institución tomaría el  nombre de Banco de Costa Rica, para profundizar su vínculo, ya indisoluble, con el desarrollo productivo y la gestión transparente de la obra pública.

En sus funciones como banco emisor de moneda, el BCR fue fundamental para dar estabilidad y confianza a un mercado incipiente y para que nuestro país entrara al siglo XX con optimismo y con recursos para impulsar la agricultura, fuente principal de riqueza y empleo en aquella época.

Luego el país requirió de apoyo para desarrollar su industria y su infraestructura y el Banco estuvo allí, financiando las iniciativas que revolucionarían nuestras ciudades y pueblos, llevándoles luz eléctrica, escuelas, carreteras, servicios y bienestar.

Tras la nacionalización de la banca, el BCR pasó a ser un pilar de  la sostenibilidad económica de la Segunda República, rol en el que se ha mantenido hasta la fecha, sirviendo de aliado en los proyectos que han cambiado el rostro del país y lo han traído hasta el siglo XXI con los más altos estándares de desarrollo humano.

Hoy, cuando Costa Rica necesita un apoyo confiable para crecer, para emprender nuevos retos, para modernizar su infraestructura, para llevar soluciones a los rincones más alejados… el BCR sigue y seguirá allí, acompañando y custodiando el futuro y el presente.

La Costa Rica de la era de la información pide una banca renovada, innovadora, móvil y tecnológica y el BCR se coloca a la altura de esas demandas, con plataformas que apuntan a abrir las ventanas virtuales de la Costa Rica del futuro.

Por eso decimos, con orgullo, que Costa Rica tiene por delante un destino luminoso y que el Banco de Costa Rica será, sin duda, una parte esencial de este.


Traducir artículo

Banco de Costa Rica