Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Irene Henderson para El Observador

¿Cuántas veces al día decimos?:

¡Tenés tres minutos para terminar la tarea!
¡Podés ver tele media hora!
¡Vas a usar la tableta 1 hora!
¡En cinco minutos nos vamos!

Los adultos entendemos el concepto del tiempo, hora, minutos, segundos; pero para los niños, dos minutos o media hora pueden percibirse de la misma manera. La mayoría no tiene la noción del tiempo y otros están en proceso de aprendizaje.

Podría causar molestia a los adultos cuando quieren usar más tiempo la tableta o no están listos en el tiempo que les pedimos. Para aprovechar este proceso de aprendizaje existen varias técnicas o materiales que nos pueden ayudar, por ejemplo, los temporizadores. Hay varios tipos:

  • Visuales: se pueden buscar aplicaciones en la tableta o teléfono. Algunos muestran carreras de animales mientras se cumple el tiempo, niños haciendo alguna actividad o una barra llenándose. Se programa el tiempo y el niño ve cómo va avanzando y así logra entender su tiempo.
  • Los de arena: mientras pasa la arena de un lado a otro, el niño percibe la duración del minuto.
  • Objetos con forma de fruta o animal: se programa el tiempo y suena una alarma.

¿Cómo podemos utilizar los temporizadores?

Pensemos en las actividades que el tiempo es un reto y usemos el temporizador como apoyo.

El objetivo es explicarles la noción del tiempo y que esto les anticipe cuánto les queda y puedan organizar mejor la actividad. A continuación unos ejemplos de las actividades:

  1. Uso de tableta, televisor, tiempo de juego: “vas a usar la tableta media hora, programemos el temporizador y cuando este termine la apagaremos.”
  2. Lavarse los dientes, bañarse o comer: a veces los niños duran mucho en estas actividades o el contrario, pero los temporizadores los convertimos en motivadores. Por ejemplo: si la meta es que lavarse los dientes tarde un minuto, entonces le decimos que debe terminar cuando toda la arena esté abajo.

Espero que estos consejos les ayuden en su rutina diaria y logremos aprendizajes más significativos y en armonía.

Irene Henderson
Terapeuta ocupacional con especialidad en integración sensorial para niños
Email: [email protected]


Traducir artículo