Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Natalia C. Alfaro para El Observador

Aún recuerdo cuando en una clase de Estudios Sociales en el colegio me hablaron sobre La Peste Negra en el siglo XIV que acabó con la mitad de la población europea, es decir, más 25 millones de personas perdieron la vida por esta epidemia. Ahora me pregunto si el día de mañana un profesor holográfico les contará a nuestros niños y adolescentes sobre el coronavirus (Covid-19) y cómo esta epidemia se está viviendo de una forma totalmente diferente a cualquier otra gracias a la tecnología.

Ningún otro brote en la historia ha podido ser rastreado e investigado con tanto nivel de detalle y casi en tiempo real. Verdaderamente, a pesar de que sufrimos, a mi parecer, de una sobre información que impulsa una sensación de alarma y ansiedad también ha permitido entender el fenómeno utilizando la tecnología y de esta manera trabajar en el desarrollo de medidas de mitigación contra el coronavirus.

Y si ustedes se ponen a pensar, si ya existen aplicaciones para controlar las finanzas, pedir comida e incluso para meditar, ¿por qué no hay una para gestionar a los enfermos de Covid-19?

Pues bueno, China además de ser el origen del coronavirus, es el país que más decisivamente ha empleado la tecnología para rastrear y evitar contagios. Una compañía de ciberseguridad, tiene una app que permite comprobar si alguien ha estado en un tren o avión con un paciente confirmado de coronavirus; sin contar las más de 100 apps disponibles en las tiendas de aplicaciones con GPS integrado para vigilar que los infectados con el virus no salgan de sus casas y contagien a más personas.

Por su parte los drones y los robots entran en escena como lo que siempre he dicho que son, una herramienta que facilita la vida de las personas y en este caso nuestros nuevos super héroes.

Ya hay, en China, drones que le hablan a las personas de los riesgos de estar en la calle, otros que tienen cámaras térmicas, cascos inteligentes y hasta software de reconocimiento facial para emitir alertas. Los robots por su parte son usados para repartir alimentos a las personas aisladas en cuarentena, evitando el contagio de otras personas y desinfectar áreas sin poner en riesgo a más humanos.

También estaba leyendo en noticias internacionales que, a como podemos comprar hamburguesas sin bajarnos del carro, en Asia comenzaron a detectar personas contagiadas con un ‘autoservicio’, en el que podrán saber si tienen el virus sin necesidad de bajarse del automóvil y ¡gratis! Donde les toman la temperatura, hacen un cuestionario de riesgos y toman muestras nasales y orales, con resultados que son enviados dos o tres días después.

Claramente, para predecir la evolución de esta epidemia del coronavirus, todas las armas son útiles, incluidos los modelos matemáticos y las simulaciones por computadora, utilizando inteligencia artificial avanzada para ayudar a diagnosticar la enfermedad con una precisión del 96%. Con lo cual, espero al igual que ustedes nos ayude a tener una vacuna muy pronto.

Sin embargo, es más que claro que a pesar de los esfuerzos tecnológicos y toda la información disponible para ser analizada por Big Data, en la cual podremos avanzar 1000 veces más rápido hacia una cura y procurar no repetir las estadísticas de La Peste Negra, el coronavirus ya está teniendo drásticos impactos en la economía mundial la cual está desacelerando y puede que entremos en recesión.

Pronto debemos comprender que éste es un fenómeno con el cual tendremos que convivir casi que todo éste 2020 y hay que hacer un llamado a la calma para tratar de mantener las operaciones lo más normal que se pueda.

Y como no todo son noticias negativas, la NASA también está a bordo para aportar su tecnología y confirmó que hay una drástica disminución de la contaminación porque ya no estamos produciendo tanto y hay una nueva dinámica de movilidad ciudadana que sería increíble mantener con o sin Covid-19.

Natalia C. Alfaro cuenta con más de 7 años de experiencia gestionando proyectos en ciencia, tecnología e innovación alrededor del mundo. Es emprendedora y enseña a niños y adultos a pensar de forma creativa, futurista para que puedan construir una sociedad más próspera.
Tel: 8898.6226
Web: www.wrlearning.com
Email: [email protected]


Traducir artículo