Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Natalia Calderón para El Observador

Mucho me han consultado sobre si los niños pueden o no ver la nueva serie El juego del calamar, y cómo impacta o afecta que los niños vean este y otros programas violentos.

OBSERVE MÁS: El juego del calamar”: la crisis de la deuda que sacude a Corea del Sur e inspiró la exitosa serie de Netflix

Actualmente hay varias series de televisión con tinte violento que son en su mayoría recomendadas para mayores de 16 años y por tanto no son aptas para niños.

Pero… ¿por qué? ¿Qué pasa en el cerebro?

Se pasa de ondas beta a ondas alfa.

Las ondas beta son cuando estamos usando todas las funciones del cerebro.

En las ondas alfa las operaciones lógicas, la comprensión, la creatividad y la asociación quedan detenidas.

En este estado, la capacidad crítica se encuentra más adormecida. Si el contenido es violento el cuerpo responde produciendo altas cantidades de adrenalina.

Científicamente está comprobado que lo que los niños observan, repercute directamente en la forma de comportarse, por tanto, la violencia en televisión o en juegos, afecta su comportamiento.

La responsabilidad de la cantidad de horas de pantalla y, sobre todo, del tipo de programas, siempre será de los adultos a cargo, no de la insistencia del niño.

Acá es donde recomiendo la conjugación de la firmeza con la amabilidad; te amo, pero la respuesta es no (no más pantallas, o no está permitido ver “x” o “y” programa). Los programas violentos afectan sí o sí.

En mi opinión profesional

Este tipo de series no son aptas para niños.

El cerebro de los niños no está maduro para recibir y procesar este tipo de escenas, por lo que afecta directamente su comportamiento, pueden surgir miedos, pesadillas y ganas de reduplicar escenas.

Los niños son muy vulnerables, mientras más actos de violencia ven, más indiferentes se pueden volver a estos.

La falta de sensibilidad de las escenas violentas en televisión, puede hacer que el niño carezca de reacciones emocionales ante actos violentos en su vida real.

Tienden a imitar la violencia de los programas, además, se identifican con personajes que desean imitar, generalmente los más crueles. Gradualmente aceptan la violencia como forma de resolver problemas.

Recomendaciones

  • Eliminar todo el contenido digital violento.
  • Mantener y supervisar horarios del uso de pantallas de acuerdo a la edad del niño o adolescente.
  • Evaluar las series o programas aptas para su hijo, antes que él las vea.
  • Sentarse y ver los programas junto a sus hijos, conociendo su mundo.
  • Utilizar la amabilidad y la firmeza para poner el límite en el tipo de programas y la cantidad de tiempo que pasa su hijo frente a la pantalla, tomando en cuenta que su cerebro está en formación.
  • Explicarle al niño que, aunque el actor no se lastimó, hirió o murió durante el programa, la violencia puede producir dolor o muerte si sucede en la vida real.
  • Pasar tiempo especial con los hijos, tiempo real de calidad y sin pantallas.

¿Qué hacer si mi hijo ya vio series violentas?

Hablarle y explicarle que no todo se puede hacer a cualquier edad.

Por ejemplo: para conducir un auto o un avión, necesitamos tener una edad determinada y una licencia o un permiso. Igualmente, no todos los programas son para niños.

La violencia nunca será el camino para la resolución de conflictos. Y que en el futuro vamos juntos a analizar y elegir los programas de televisión más aptos.

Recordemos la importancia de criar niños y adolescentes pacíficos en un mundo violento.


Traducir artículo