Luis Carlos Fournier, invertir
Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Luis Carlos Fournier para El Observador

¿Cuál es el precio de un litro de leche? ¿Y el de un kilo de arroz? ¿Cuánto cuesta el bus desde su casa a trabajo? ¿Cuánto paga al mes por la electricidad o el cable?

La mayoría de nosotros podemos decir, con cierta certeza, el precio de algunas cosas, principalmente de aquellas que nos son relevantes o con las que estamos en constante contacto. ¿Y qué tal si le pregunto cuál es el precio del dinero? Al fin y al cabo es algo con lo que convivimos diariamente y es uno de esos asuntos que nos es muy relevante. Volveremos a esto en un momento.

Cuando usted está haciendo las compras en el supermercado, en la pulpería o donde el chino, usted va poniendo en su canasta aquellas cosas que determinó iba a necesitar y que anotó en la lista de las compras.

Al pasar por los pasillos va poniendo el pan cuadrado, la leche, el arroz, los frijoles y otros víveres. En muy pocas ocasiones usted se pregunta por qué los artículos en su canasta tienen esos precios, tal vez supone que el precio responde al costo de producirlos o de transportarlos y a algo de ingreso que obtienen, los productores, los transportistas y los vendedores y por supuesto el estado a través de los impuestos.

En todo caso, solemos estar conscientes del precio de aquellas cosas que adquirimos y por las que pagamos nuestro muy sudado y merecido salario.

En ocasiones adquirimos bienes cuyo precio es mayor a lo que podemos recibir como salario o al monto que tengamos ahorrado y entonces recurrimos a pedir prestado. Por ejemplo, si vamos a comprar una casa podemos recurrir a alguna de las varias alternativas que hay en el mercado para que nos presten la plata que nos hace falta.

La entidad que nos presta el dinero no lo va a hacer gratis pues debe cubrir sus costos y obtener una ganancia entonces le pone un precio a ese dinero que nos va a prestar y aquí retomamos la pregunta que dejamos más arriba ¿Cuál es el precio del dinero?, la respuesta: la tasa de interés.

Entonces, cuando vamos a una entidad financiera a pedir plata prestada la tasa de interés que nos cobren será el precio de ese préstamo, así mismo, si vamos a una entidad financiera a depositar plata para hacer un ahorro, la tasa de interés que nos ofrezcan será el precio que nos paguen por “prestarle” nuestro dinero. En otra entrega estaremos ampliando sobre el precio del dinero y como aprender a reconocer el verdadero costo de bienes que compramos con financiamiento.

Luis Carlos Fournier es Administrador de Empresas.
Correo: [email protected]
Instagram: @luisca72


Traducir artículo