• Lente Mundial

Eta y Iota afectaron 15 reservas naturales del Caribe de Nicaragua

-

Escuchar este artículo


Tiempo de Lectura: 3 minutosConfidencial de Nicaragua para El Observador

El paso de los huracanes Eta y Iota por Nicaragua, en menos de un mes, afectó a 15 reservas naturales del Caribe. Entre ellas una parte de la Reserva de Biosfera de Bosawás.

Juntas estas zonas representan el 23% de las áreas protegidas y constituyen 905.031 hectáreas de impacto, según un informe de Fundación del Río.

Por su parte, el Centro Humboldt en otro informe calcula que el 43% de esas áreas se encuentran en un alto peligro de desplazamientos y el 11.9% en peligro medio.

Estas zonas “presentan procesos de desforestación y degradación”. Y más del 30% de ellas son utilizadas para cultivos agroindustriales y pastizales. Estas características, detalladas por dicho centro, las hacen más susceptibles a inundaciones y deslizamientos.

¿Cuáles son las áreas de impacto?

Las áreas donde impactó Iota son: Bosawas, Cerro Kilambé, Cerro Bana Cruz, Cerro Cola Blanca, Alamikamba, Limbaica, Makantaka, Llanos de Karawala, Laguna Layasiksa, Laguna kukalaya y Laguna de Yulu Karatá.

También Kligna, Yulu, Laguna de Pahara, Laguna Bismuna – Raya; y además la Reserva Biológica Marina de Cayos Miskitos y el Parque Nacional Cerro Soslaya. Esta información fue recopilada por Fundación del Río.

Los daños provocaron diversas afectaciones ambientales como la caída de ramas y árboles, muerte de fauna acuática por poca oxigenación y movilización de fauna.

Amaru Ruíz, director de Fundación del Río, explica que las afectaciones en estas zonas se dieron cuando el huracán ya había tocado tierra y descendió a categoría 1.

“No hubo un impacto comparable con los que dejaron huracanes como Otto y Félix, que sí dañaron las reservas, porque (Iota) entró a una zona donde hay procesos de desforestación vinculados a la invasión de colonos”, explica.

Al no contar con “cobertura forestal que sirva como retención”, las repercusiones llegan directamente a la población. Estas zonas, que Ruíz describe como suampos y de poca vegetación, ya han sido afectadas en 2007 por el huracán Félix que luego provocó otros fenómenos como la extracción forestal.

“Entró (Iota) en esas zonas llenas de sistemas lagunares y suampos, y el impacto por eso fue mucho menor en término ambientales”, aseguró Ruiz. No obstante, todavía hace falta evaluar a detalle las afectaciones en zonas elevadas, llamadas pisos altitudinales, donde se suele concentrar bosques.

“Si hubiera entrado, por ejemplo en Indio Maíz, eso hubiera sido un desastre”, reiteró el experto.

23 territorios indígenas afectados

Las afectaciones de Iota también se han hecho sentir en territorios indígenas. Fundación del Río estima que 23 zonas que albergan un total de 294 comunidades conformadas por 147 459 personas se ven directamente afectadas. En suma, son seis territorios de etnia Mayangna, once de origen Miskitu y tres de ambas etnias.

Ruiz afirma que los efectos se han evidenciado mediante el desplazamiento de estas comunidades y el abandono de los territorios. También preocupa la falta de seguridad alimentaria a las que estas familias se verán expuestas.

“Ese impacto generó una pérdida de los procesos productivos, y eso no se recupera al día siguiente. Esos suelos son suelos inundados. No se puede sembrar”, explicó el director de Fundación del Río, que además proyecta que solo un verano seco puede volver a habilitar los suelos, y para ello tendrán que pasar hasta seis meses.

Régimen autoriza “aprovechamiento de árboles caídos”

También existe incertidumbre sobre si tras los huracanes Eta y Iota se intensificaran el acceso a colonos a estas áreas de por sí ya afectadas.

El 24 de noviembre, la vicepresidenta Rosario Murillo anunció la firma de una resolución administrativa para “el aprovechamiento familiar de los árboles afectados por los huracanes”.

Esta resolución, presentada por el Instituto Nacional Forestar (Inafor) y el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) la tarde del martes, consta de 15 artículos para que los afectados “accedan” a los recursos naturales.

Para Amaru Ruiz, esta resolución provoca diversas preocupaciones para los ambientalistas.

“Ocupar estos recursos y esos bienes naturales para la reconstrucción de viviendas no tendría ningún problema. Sin embargo, tenemos antecedentes como el caso del huracán Félix, que permitieron el aprovechamiento forestal y lo que provocó fueron procesos de desertificación, de árboles que estaban en pie”, reiteró.


Traducir artículo

Últimas Noticias

Las competencias laborales y los retos para el 2021

Francisco Soto para El Observador Este es un año tan particular en el que circunstancias inesperadas del año 2020 han...

MEP iniciará curso lectivo con arrastre de deudas por ¢9.000 millones

El Ministerio de Educación Pública (MEP), iniciará el curso lectivo con ¢9.000 millones en deudas que arrastra del 2020...

Contraloría exige plan integral para atender problema de tobilleras provistas por ESPH

La Contraloría General de la República llamó la atención una vez más al Ministerio de Justicia...

Taxistas que recurren a apps pueden perder la concesión si no cobran tarifa oficial

Los taxistas que prestan el servicio de transporte de personas mediante el uso alguna aplicación tecnológica, como Omni o...

Toma de posesión de Biden: las 17 primeras medidas con las que el presidente empieza a revertir las políticas de Trump

Diecisiete acciones ejecutivas para empezar. Con apenas unas pocas horas en el cargo de presidente de Estados Unidos, Joe Biden...

Alajuelense sufrió más de lo esperado para pasar a la final de Liga Concacaf

La Liga Deportiva Alajuelense terminó triunfando este miércoles en la serie de lanzamiento de penal frente al Olimpia de...

Recomendadas

MEP iniciará curso lectivo con arrastre de deudas por ¢9.000 millones

El Ministerio de Educación Pública (MEP), iniciará el curso...

Le podría interesarRELACIONADAS
Recomendadas para usted


Traducir artículo

Cached: Thu Jan 21 2021 07:28:50 GMT-0600 (Central Standard Time)