Hagamos una micro-pausa

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Jessica Hoffmaister para El Observador

Antes de comenzar el año, de volver a la rutina, de empezar a sobrevivir, de regresar de las vacaciones, de volver al corre-corre, hagamos una micro-pausa.

Si bien el 2020 fue el año de estar guardados, reinventar la forma de trabajar, mantenernos en casa, también fue el año de darnos cuenta de que vivíamos en automático.

Retamos muchas rutinas, nos reinventamos y también nos acostumbramos. Como seres humanos solemos adaptarnos, unos más pronto que otros, pero tomar una pausa, observar cada detalle en nuestro entorno, podría llenarnos de sentido hoy, en el aquí y el ahora.

Accionar de forma consciente más que resolver y accionar me resultó necesario y empecé a valorar las pausas activas en el día a día. Además me permiten colocarme en la posición del observador, mirando desde fuera (como si mi propia vida fuera una película) y tomar un poco de perspectiva distanciándome del que hacer.

¿Cómo hacer algunas micro pausas activas en la vida? Recetas para para observar desde afuera y sentir desde adentro.

Algunos ejemplos.

  1. ¿Amaneció? Agradezca, significa que tiene un día más por delante para convertirlo en una oportunidad. Aprecie la luz del sol que se cuela por la ventana o perciba el olor a tierra mojada (si acaso estuviera lloviendo)
  2. ¿Va a desayunar? Sienta el aroma del café que ha elegido esta mañana. No es acaso un placer saborearlo. Pruebe cada bocado lentamente, aprecie los olores que acompañan su comida, perciba lo salado, lo dulce.
  3. ¿A la ducha? Si cierra los ojos puede percibir como el agua cubre su cuerpo, ¿es la temperatura adecuada? Además, imagine como fluyen con el agua las preocupaciones o miedos que tenga.
  4. ¿A trabajar? Sea lo que sea, encienda la chispa de la gratitud que tiene un propósito para hoy. Trabajar en lo que sea, es una posibilidad de trabajar y poner sus dones y talentos al servicio de otros.
  5. ¿Observó el cielo? A veces hay figuras que se forman en las nubes que parecen hablarnos. El cielo cambia de color, a veces es azul, a veces es gris, a veces veteado como un helado.
  6. ¿Se tropezó con una mariposa? Mariposas, libélulas, colibrís, una pluma suelta. ¿Observó las montañas, los árboles o las plantas? Flora y Fauna nos recuerdan que hay una naturaleza que sobrevive sin preocuparse, que fluye con la vida y “es”.

Estas micro-pausas nos permiten estar conscientes, desconectar de la rutina y valorar nuestro entorno. Cualquier micro-pausa acompañada de una respiración profunda nos invita a estar presentes, a cambiar el modo rutina al modo agradecimiento, a cambiar la perspectiva solo por que tenemos derecho a hacerlo.

Dejemos de vivir en automático, de reaccionar, de sobrevivir… y hagamos micro pausas en la vida para estar conscientes y como la naturaleza, “confiar y ser”

Jessica Hoffmaister
Jessica Hoffmaister


Traducir artículo

Blog