Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 5 minutos

Los países con mayor afectación por COVID-19 ya han alertado al mundo sobre el Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico (SIMP), que en la mayoría de casos se ha dado en menores de edad, como un fenómeno post-infeccioso con manifestaciones similares a los de la enfermedad de Kawasaki. El Ministerio de Salud añadió la patología en sus lineamientos a observar ante la pandemia.

La enfermedad de Kawasaki es una vasculitis, esto quiere decir una inflamación de los vasos sanguíneos con mayor atención en las arterias del corazón. Apenas el 5% de los pacientes se enferma gravemente por el Síndrome de Shock por Kawasaki, cuando el corazón no logra llevar el oxígeno a los tejidos y requiere de una unidad de cuidados intensivos (UCI).

Hasta la fecha, el Hospital Nacional de Niños (HNN) no ha registrado casos bajo esta descripción. Los 67 menores de edad contagiados por COVID-19 se manejan fuera de los servicios hospitalarios. Costa Rica ya tiene 31 menores recuperados.

Rolando Ulloa, pediatra del Servicio de Infectología del HNN y coordinador de la Red de la Enfermedad de Kawasaki en América Latina, explicó que ante los primeros casos del SIMP se creía que esta manifestación se producía en el punto más activo del COVID-19.

“Sin embargo conforme fueron pasando los casos se entendió que se parecía más a un fenómeno inflamatorio post infeccioso hasta tres semanas después de haberse contagiado por COVID-19, el cual comparte síntomas con la enfermedad de Kawasaki”, detalló el especialista a El Observador.

La última versión de Lineamientos Nacionales para la Vigilancia de la enfermedad COVID-19 del Ministerio de Salud de Costa Rica, agregó que “es recomendable considerar la toma de muestra respiratoria en otras manifestaciones sistémicas que han sido descritas en otros países como el síndrome similar a la enfermedad de Kawasaki”.

¿Cómo se manifiesta el SIMP?

Ulloa afirmó que el primer pronunciamiento fue hecho por la Sociedad Italiana de Reumatología Pediátrica el 24 de abril, cuando empezó a registrar un incremento en el número de casos de niños que se hospitalizaban por presentaciones inusuales de la enfermedad de Kawasaki y quienes necesitaron de una UCI.

Dos días después les siguieron Reino Unido, España y Estados Unidos.

“Se le puso SIMP porque hay evidencia de inflamación grave en ciertos órganos como el corazón. Sin embargo también se asemejaba a otra enfermedad llamada síndrome de shock tóxico, que comparte la sintomatología de la enfermedad Kawasaki”, comentó Ulloa.

El especialista aclaró que se presentaron dolores abdominales muy severos, diarrea y vómito, lo cual no es usual en Kawasaki. “Se sabe que no es Kawasaki, pero clínicamente se parece muchísimo”, dijo.

OBSERVE MAS: Estudian vínculo potencial entre enfermedad infantil grave y COVID-19

Síntomas de Kawasaki

Aunque no hay casos de Kawasaki, el Hospital de Niños mantiene conversaciones con otros países y se prepara para el desenlace más negativo. (El Observador)

El diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki se da por criterio médico, “a ojo clínico”, declaró Ulloa, ya que no hay radiografía ni examen que lo pueda identificar.

El 80% del tiempo la enfermedad de Kawasaki se presenta en menores de 5 años, comparado con el SIMP que se manifiesta en niños entre 8 y 10 años.

El HNN atiende en promedio 30 casos con la enfermedad de Kawasaki al año. Usualmente, durante el primer cuatrimestre se registran seis casos. Este año ha sido atípico ya que los niños no están asistiendo al kínder ni a la escuela y no ha habido probabilidad de transmisión.

“No se conoce la causa de la enfermedad pero se cree que es desencadenada por algún virus respiratorio y casi siempre tiene una predisposición genética. Los asiáticos tienen mayor probabilidad de sufrir Kawasaki en su vida”, precisó Ulloa.

Los síntomas de la enfermedad de Kawasaki varían, pero para diagnosticar un caso el niño debe presentar fiebre constante durante cinco días y cuatro de estos criterios:

  • fiebre que no mejora con antibiótico (ya que no es una infección)
  • presencia de ojos rojos sin secreción de pus
  • mucositis oral, o sea inflamación de los labios, “como si estuvieran pintados con labial rojo” y agrietados con fisuras
  • lengua roja con pelotitas, como una fresa
  • ganglio cervical inflamados (pelotitas en el cuello)
  • brote cutáneo, usualmente rojizo con salpullido en la cara, el pecho y la espalda, así como en los miembros superiores
  • hinchazón y enrojecimiento en las palmas de las manos o plantas de los pies

“Si el diagnóstico no se realiza a tiempo, un 25% de los niños no tratados pueden presentar una dilatación transitoria de las arterias pero vuelven al tamaño que tenían; al 75% de los casos les va bien”, avisó Ulloa.

De igual forma, menos del 1% llega a infartarse, lo cual implica la forma más complicada y severa de la enfermedad de Kawasaki.

OBSERVE MAS: Hospital de Niños descarta casos en Costa Rica de grave enfermedad que ataca a infantes en Europa

El mundo y Costa Rica

El SIMP ya ha afectado a más de 200 niños en Europa, de los cuales dos fallecieron. La víctima más reciente fue un menor en Marsella, Francia.

“El niño tenía daño neurológico relacionado con un paro cardiaco. Además la prueba de anticuerpos por COVID-19 mostraba que había estado en contacto con el virus, sin embargo no había desarrollado síntomas”, detalló Fabrice Michel, jefe del servicio de reanimación pediátrica de La Timone en Marsella, a la agencia AFP.

Solamente en Nueva York ya se han registrado más de 150 casos con esta sintomatología en menores de edad. Al 15 de mayo, el gobernador Andrew Cuomo confirmó tres muertes relacionadas con este síndrome.

Damien Bonnet, jefe del servicio de cardiología pediátrica del Hospital Infantil Necker de París relató que la mayoría de niños necesitan medicamentos para apoyar el funcionamiento del corazón. “Los niños evolucionan casi todos de forma favorable, si bien al principio se hallan en una situación de reanimación”, agregó a AFP.

“A un mes exacto del primer pronunciamiento en Italia, se sabe que no es un Kawasaki como tal debido a sus formas inusuales de presentarse y por los grupo de edad a los cuales está afectando, pero entendemos que es un reacción exagerada del cuerpo como producto de una infección reciente”, adelantó el pediatra Ulloa.

A nivel latinoamericano, Costa Rica ha mantenido conversaciones con países como Brasil y Chile preparándose para un posible incremento de casos con el SIMP.

“Estamos atentos al COVID pediátrico porque países europeos presentaron casos de SIMP semanas después y los agarró desprevenidos. Todavía no se ha visto un incremento en la región pero todas las semanas estamos en comunicación para escuchar las experiencias de los demás países”, complementó el especialista.

Además concluyó que desde el HNN hay una actualización diaria conforme avanza la pandemia por COVID-19. “Preparados para el peor escenario; en pandemia es mejor ser exagerado y no confiarse”, finalizó.

OBSERVE MAS: Alcalde de Nueva York, preocupado por inflamación pediátrica vinculada con COVID-19


Traducir artículo

El periodismo me acerca a las realidades más puras y crudas de la sociedad. Mi único deseo es proyectar esa información a través de las letras e ir cambiando al mundo una nota a la vez.