Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 5 minutos

El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) intentará dar un impulso al golpeado sector turístico, a través de dos proyectos que pretenden apoyar económicamente al sector empresarial.

El primero de ellos es un crédito por medio del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), con el que se planea crear un fondo de avales y garantías. Se trabaja en conjunto con el Ministerio de Planificación.

El objetivo es poner un fondo a disposición de las empresas turísticas que no cuentan con otros mecanismos para ofrecer una garantía al sistema bancario.

“La intención es enfocarnos en esas empresas que hoy no tienen una garantía para ofrecerle al sistema bancario y nosotros de alguna forma somos los garantes de esos banco. Esto va a permitir que esas empresas puedan solicitar créditos”, explicó Alberto López, gerente general del ICT.

Tras una escueta explicación del Gobierno, este fondo de avales funcionaría así: si una empresa pequeña solicita un crédito por $10.000, se le puede cubrir hasta con un 75% con el aval para cubrir el riesgo. No obstante, si el crédito aumenta, disminuye el monto posible de cobertura.

El ICT analiza su capacidad de pago para que se determine el monto que el BCIE podría dar.

“Esto (el fondo) lo que implica es que el ICT tiene que proyectar sus ingresos futuros como institución, lo cuál es difícil porque estamos en una situación de mucha incertidumbre, desde marzo el ICT no ha recibido ingresos”, dijo López.

OBSERVE MÁS: ¿Cuándo y cómo puedo circular cuando tengo una reservación de alojamiento turístico?

Aunque los empresarios han solicitado ayudas económicas inmediatas que significarían miles de millones de dólares, la capacidad del ICT es limitada.

“Por el momento eso es lo que podemos hacer. El ICT tiene ingresos limitados y estamos comprometiendo nuestros ingresos futuros para poder pedir un crédito hoy”, dijo el gerente, quien aseguró que falta diseñar el mecanismo para las solicitudes de crédito.

Al fondo de avales podrían acceder empresas turísticas que estaban en alguna situación de endeudamiento con la banca, pero al día con las responsabilidades de pago. También compañías que necesiten créditos para poner nuevamente sus actividades en funcionamiento.

OBSERVE MÁS: Turismo rural plantea al Gobierno 31 necesidades para salir de la crisis, como fondo de rescate y declarar al sector en calamidad

Préstamo millonario para subsidios

En los puntos más turísticos del país, como Nicoya, piden mayores flexibilizaciones para recuperarse del golpe de la “temporada cero”. (Camara de Turismo de Nosara)

El segundo proyecto es prácticamente un “bono”, pero dirigido pequeñas y medianas empresas turísticas. Los recursos vendrían de un préstamo no reembolsable del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que necesita aprobación de la Asamblea Legislativa.

No obstante, con tal de dar las ayudas lo más pronto posible López explicó que evitarán de forma temporal el paso legislativo. El Sistema Banca para el Desarrollo (SBD) trasladará al Ministerio de Hacienda el monto que se defina del préstamo. Hasta el momento se espera que sea de unos $25 millones.

“Posteriormente, se sigue el trámite en la Asamblea para que se le reponga a Banca para el Desarrollo el monto”, dijo López.

El ICT se encargaría de gestionar el apoyo para las mypimes turísticas. La ayuda sería por seis meses y podrá ser utilizada por las empresas exclusivamente para pago de planilla.

“No pueden usarlo para pagar la luz, o el agua (…) Además vamos a tomar muy en cuenta que sean empresas que por estos tres meses se hayan preocupado por mantener a sus colaboradores”, agregó López.

Falta firmar un convenio entre diferentes instituciones como el ICT, Mideplan, Hacienda, SBD y el Ministerio de Trabajo. El ICT espera que ambos proyectos puedan ejecutarse en julio.

OBSERVE MÁS: Alerta naranja retrasa reactivación económica de sector turístico de La Fortuna

Más apertura en las playas y otras medidas

Rubén Acón, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), afirmó que están de acuerdo con las iniciativas pero se debe ver primero su avance. “Es apenas como decir buenos deseos”, dijo Acón, ya que falta la definición de los mecanismos y los montos.

Por su parte, Jorge Fallas, presidente de la Cámara de Experiencias Rurales de Costa Rica, aplaudió los planes. También enfatizó en los mecanismos que se utilizarán para elegir a los beneficiarios y se incluyan realmente a las empresas que más lo necesitan.

El sector de turismo rural solicita medidas más inmediatas que permitan aprovechar la flexibilización en las restricciones que se han permitido en las últimas semanas.

OBSERVE MÁS: Comercios y restaurantes esperan repunte en ventas para la próxima semana

Todo el sector pide medidas al cortísimo plazo como:

  • readecuación de las deudas actuales de las empresas
  • apertura de las playas en una franja horaria más extensa
  • permitir el recibo del 100% del aforo en hoteles con 50% en áreas comunes
  • no aplicar cortes a hospedajes por retrasos en pagos de electricidad, agua, telefonía e internet por un periodo más amplio
  • eximir del pago del IVA a los servicios y materias primas necesarias para que estos establecimientos puedan operar
  • moratorias más amplias en el pago de servicios

“Con la deuda actual el sector necesita una readecuación y un periodo de gracia. Adicionalmente se requiere que se le dé dinero adicional al sector. Llevamos cuatro meses de 0 ingresos pero con gastos, se necesita plata para cuentas por pagar para surtir el negocio de nuevo”, ejemplificó Acón.

El presidente de Canatur urgió a la apertura total del sector, ya que por el momento hay varias actividades de aventura, por ejemplo, que no están permitidos.

Fallas explicó que si bien ya cuentan con el permiso de abrir los alojamientos, el ingreso de los hoteles con menos de 20 habitaciones es limitado, pues solo pueden abrir al 50% del aforo y la visitación no ha sido suficiente.

Esto, dice, alcanza apenas para cubrir los gastos fijos en algunos casos. En otros, los ingresos no dan tan siquiera para servicios básicos como la luz.

OBSERVE MÁS: Hoteleros piden mayor certeza sobre apertura de fronteras aéreas, ICT espera que sea en julio

Estrategia en hoja de ruta

El sector pide abrir las playas más horas. (El Observador)

El ICT junto al sector privado generó una hoja de ruta a seguir para reactivar al sector, centrada entres grandes ejes:

  • turistas: líneas aéreas, mercadeo y promoción (nacional e internacional) y turismo marítimo
  • tejido empresarial: producto, empresas de la industria, protocolos y Polo Turístico Golfo de Papagayo.
  • fuerza laboral: capacitación, empleo e inversión extranjera y nacional

El sector está enfocado en promover el turismo interno ante el cierre de las fronteras aéreas.

Según López los aeropuertos podrían recibir visitantes de forma paulatina a partir de julio y de ciertos países en específico, que aún no se han definido.

OBSERVE MÁS: Reducción de precios y una campaña publicitaria «sin precedentes»: el plan del ICT para reactivar el turismo


Traducir artículo

Un viaje diario entre palabras, versiones, hechos y verdades. Una periodista en constante aprendizaje, con el sueño de ser bióloga marina y sumergirse en las historias más profundas del gigante acuático.