• Avenida O

La ejecución y el monitoreo en una planificación financiera personal saludable

-

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos


Por Luis Carlos Fournier para El Observador

En esta entrega exploraremos el cuarto y el quinto componentes de una Planificación Financiera saludable: La Ejecución y el Monitoreo.

En el primer artículo de esta serie propusimos que una Planificación Financiera saludable comprendía el atender al menos 5 componentes que son:

  1. Autodiagnóstico financiero
  2. Establecimiento de objetivos
  3. Planificación
  4. Ejecución
  5. Monitoreo y ajuste

El autodiagnóstico financiero consiste en hacer un inventario financiero de los activos y de los pasivos seguido de establecer objetivos financieros que pueden ser de corto o largo plazo para luego planificar la forma de alcanzarlos.

Durante el proceso de establecer de los objetivos y al contrastar la idea que tenemos de nuestras finanzas contra la realidad encontrada a través del autodiagnóstico, los objetivos podrían generar un cambio de percepción y alterar las prioridades financieras.

En el caso que estamos desarrollando, en principio suponíamos que nuestras finanzas requerían de un Fondo de Emergencia que se crea para enfrentar momentos de tensión financiera, pude ser la pérdida de empleo, una enfermedad, un accidente u otro. Al analizar el diagnóstico detectamos que el saldo en la tarjeta de crédito es aproximadamente del tamaño del Fondo que deseamos constituir y por ende decidimos alterar nuestras prioridades cambiando el objetivo original de creación del fondo por el de cancelación del saldo.

El Fondo de Emergencia sigue siendo una muy buena idea pero puede ser más oportuno disminuir la deuda recordando que el nivel de endeudamiento determina nuestros grados de libertad financiera a un nivel de deuda mayor tenemos menos grados de libertad y por ende una posición más riesgosa y así, una vez reducido nuestro riesgo, iniciaremos con la constitución del Fondo.

La Ejecución. Una vez identificado el objetivo hay que ejecutar las tareas necesarias para alcanzarlo. Seleccionaremos un indicador de avance que nos permita ir controlando nuestro grado de cumplimiento hasta ver reducida la deuda a cero que es nuestra meta final. En este caso vamos a escoger como indicador el saldo mensual de la tarjeta, el cual deberá ir disminuyendo cada mes. Para lograr esto se ejecutarán las tareas necesarias y en este caso recomiendo seguir tres reglas claras:

  1. No realizar más compras con la tarjeta o usar la tarjeta hasta que esté en cero. Entiendo que esto suene duro o forzoso y es importante mantenernos dentro de los parámetros, yo sé que siempre va a existir la tentación de “ganarme esos puntos” o de “aprovechar la oferta” y si vamos a caer en la tentación entonces recurrimos a la segunda regla.
  2. Reducir los gastos superfluos. Antes de usar la tarjeta verifico con mi flujo de caja si voy a poder pagar esa compra de contado, si no es posible entonces no se hace y esto nos lleva a la tercera regla.
  3. Abonar a la tarjeta un monto considerable. Si en algún momento de debilidad recurrimos a la tarjeta de crédito entonces cuando hacemos el pago, además de pagar el monto con el que nos hemos programado, pagamos el monto de las compras de ese mes.

El Monitoreo. Finalmente, verificamos que vayamos cumpliendo con nuestro plan de reducción de la deuda de la tarjeta al comparar los saldos inicial y final de cada mes, comparamos que el monto de intereses vaya disminuyendo conforme disminuye la deuda, si en algún momento vemos que el saldo no disminuye y no se ha usado la tarjeta consultamos inmediatamente con el banco. El truco está en tener nuestros números claros, siempre.

Si durante la vigencia de nuestro plan de disminución de la deuda recibimos algún ingreso extra que no teníamos contemplado, como, por ejemplo, un bono, un premio de la lotería u otro lo destinaremos a amortizar el saldo de la tarjeta y así acelerar el plan y bajar la deuda.

Además de verificar que el saldo de la deuda vaya avanzando de acuerdo con el plan que diseñamos y de que estemos cumpliendo con las reglas, debemos siempre verificar el estado total de nuestras finanzas, para esto, verificamos nuestra proyección de gastos con el nivel de gasto real del mes si vemos alguna desviación negativa la identificamos y procedemos ya se a evitarla o a anotarla y controlarla en el futuro.

La gestión de nuestras finanzas no debe ser algo que se hace solo cuando se va a pedir un préstamo o se piensa comprar una refrigeradora nueva o un carro, es algo que debemos hacer de forma consciente y responsable todo el tiempo.

Luis Carlos Fournier es Administrador de Empresas.
[email protected] 


Traducir artículo

Últimas Noticias

MOPT y Hacienda rechazan intención de reducir marchamo en 50%: “Condenaría al Conavi a cierre técnico”

El ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, se unió a la advertencia del Ministerio de Hacienda...

Sin fogueo ante México, Selección Mayor tendrá nuevo microciclo

Pese a que no hay fogueos a la vista, tras la cancelación del fogueo, la Selección Mayor masculina regresará...

Costa Rica abre sus fronteras aéreas a residentes de México, Jamaica y el estado de Ohio

Costa Rica permitirá el ingreso de personas residentes de México, Jamaica y el estado de Ohio (Estados Unidos) a...

País llega a 795 muertos por COVID-19 y roza 70.000 casos

La pandemia de coronavirus deja, hasta este jueves, un total de 69.549 casos acumulados.

Poco acceso al crédito atenta contra sobrevivencia de Pymes

Solo un tercio de las pequeñas y medianas empresas tienen acceso al crédito, lo que atenta con la sobrevivencia...

Legionaria Gabriela Guillén está muy cerca de Alajuelense

La futbolista Gabriela Guillén, quien actualmente milita para el Thor/KA de la primera división de Islandia, está muy cerca...

Recomendadas

Le podría interesarRELACIONADAS
Recomendadas para usted


Traducir artículo

Cached: Thu Sep 24 2020 14:26:37 GMT-0600 (Central Standard Time)