Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 1 minuto

Irene Henderson para El Observador

El dicho “nadie aprende por cabeza ajena” es la clave para fomentar la independencia. Todo ser humano aprende conforme a las experiencias de vida que tiene.

Ningún niño sabe lo que significa que un objeto está caliente hasta que toca un objeto von alta temperatura. Por ende, cada menor debe empezar a tener sus propias vivencias donde aprenda a realizar las cosas por sí solo.  

¿Qué aprenden los niños si empiezan a experimentar por sí solos?

A utilizar su cuerpo

Cuando un niño empieza a realizar las tareas por sí solo, debe resolver cómo coordinar las partes de su cuerpo para realizar una actividad. Por esto, mejoran la coordinación de sus extremidades, su precisión y planeamiento motor.

Resolver el problemas

Aprenden los tres pasos de la praxia (habilidades motoras adquiridas): planeación motora, ejecución y adaptación. ¿Qué quiere decir? Que debe pensar cómo llevar a cabo una actividad y si algo pasa, empezar a idear adaptaciones o variaciones para resolverlo. También ayuda a las habilidades cognitivas.

Los papás, en cambio, empiezan a tener más tiempo para ellos. Poco a poco, conforme la independencia de sus hijos va aumentando, su tiempo también, ya que las tareas que hacían con ellos se van disminuyendo.

Como terapeuta ocupacional, enfatizó la importancia de las experiencias relacionadas con la independencia. Rspero que estos beneficios les ayuden a fomentar su autonomía.

Irene Henderson
Terapeuta ocupacional con especialidad en integración sensorial para niños
Email: [email protected]


Traducir artículo