Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Aunque la aparición del covid-19 generó un golpe económico a nivel mundial, el escenario costarricense venía marchando de una forma deficiente desde el 2016. La pandemia en el país solo vino a profundizar la crisis.

Ese es el punto de partida del XVII Informe del Estado de la Nación, que se presentó la noche de este martes.

La evaluación revisó la situación fiscal y productiva que arrastra el país en los últimos años, explicando que la pandemia fue solo un detonante.

“Los impactos de la pandemia del covid-19 llegan a presionar aún más la debilitada economía del país, generando una situación sumamente crítica; esto sucede en medio de un contexto muy frágil, marcado por un bajo crecimiento y problemas de solvencia en las finanzas públicas”, señala el informe.

OBSERVE MÁS CCSS estima faltante de hasta ¢566.000 millones durante 2020 debido a COVID-19

Como principales causas destacaron:

  • El crecimiento del PIB se desaceleró desde 2016 y cerró el 2019 con su nivel más bajo (solo superado por la crisis del 2008)
  • Costa Rica cerró el 2019 con bajo dinamismo económico.
  • La generación de empleo no creció en últimos años y entre 2018, y 2019 hubo una pérdida neta del 0,8% de los puestos de trabajo

A este escenario se sumó un mal desempeño de las finanzas públicas.

El aporte del Plan Fiscal topó con la deuda acumulada y un crecimiento del gasto que para el último año provocó un déficit mayor al esperado.

OBSERVE MÁS Comercio: restricciones dejan pérdidas de ¢37 mil millones a la CCSS y ¢82 mil millones al fisco

“El deterioro de la situación fiscal se puede atribuir a una combinación de factores que incluyen el costo y las malas condiciones en que se ha contraído la deuda para hacer frente a las necesidades de ingresos y a la estructura del gasto”, indica el diagnóstico.

Todos estos elementos sumaron para que las medidas de salud tuvieran una repercusión de crisis económica de alto impacto.

Asistencialismo se queda corto ante emergencia económica

Aunque el Gobierno hizo una amplia campaña con el “Bono Proteger”, el informe del Estado de la Nación llama la atención sobre las falencias de este y otros programas sociales.

“Programas sociales podrían atenuar impactos negativos de la pandemia, aunque serían insuficientes para evitar aumento de la pobreza”, indica.

OBSERVE MÁS Diputados rechazan proyecto que daría Bono Proteger a pymes del sector turístico

Despidos o recortes de jornadas son el principal problema, pues bajaron a miles de familias al estrato de pobreza donde no estaban.

Se estima que fueron 261.931 los hogares en esta condición y apenas 6,6% se recuperarían con el Bono Proteger de ¢60.000.

En caso de recibir la ayuda por ¢125.000, sería el 26,5% de los hogares, lo que  que podrían recuperarse.

El Bono Proteger fue propuesto como un plan de subsidio económico para el primer golpe de la pandemia pero la situación y los cierres se extendieron, llegándose a acumular un millón de solicitudes (Tomás Gómez/El Observador)


Traducir artículo

Estudiar Derecho me enseñó que lo que realmente cambia las cosas es el periodismo bien hecho.
Si la política o las leyes parecen aburridas es porque nunca nos las han contado de la forma correcta.