Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Dra. Dinora Ochy para El Observador

www.depositphotos.com

Cuando estamos en la adolescencia presentamos brotes de acné por los cambios hormonales, dado que estamos en una transición de niños a adultos que nos genera cambios en piel, aumentando la grasa de nuestras glándulas sebáceas y este exceso de grasa en piel genera más bacterias, produciendo lesiones como los clavillos blancos, negros y espinillas.

No solo en esta época de nuestra vida podemos presentar acné. En muchas ocasiones el acné puede durar más allá de la adolescencia, por cuestiones de herencia de la enfermedad de acné en los hombres y, en mujeres, por problemas hormonales llamado como acné del adulto, síndrome del ovario poliquístico, entre otras. Y, en muchas ocasiones, estos brotes nos dejan secuelas, como son las marcas en nuestra piel: las famosas cicatrices en picahielo.

Según la profundidad del tipo de cicatriz será recomendable un tratamiento u otro, pero por lo general en la mayoría de los casos hay que hacer tratamientos combinados para mejores resultados.

Lo más importante al iniciar tratamiento de cicatrices de acné es que ya no hayan brotes de la enfermedad del acné como punto primordia y ya haber controlado la enfermedad totalmente.

Los casos que van a tener más secuelas de estas cicatrices son aquellos severos de acné nódulo quístico o acné muy inflamatorio, o cuando los pacientes se retrasan en dar un tratamiento efectivo controlador y tardan mucho tiempo con acné, dejando más secuelas sobre el rostro.

Tenemos una gran variedad de tratamientos que se pueden realizar en las cicatrices, según el tipo de lesión. Existen las cicatrices hundidas o deprimidas, las cuales son las más comunes, y podemos ver cicatrices levantadas o hipertróficas. Entre estos tratamientos tenemos:

  • Los peeling químicos que pueden ir desde superficiales a profundos para estimular el colágeno.
  • La técnica de micropunción con microagujas lo cual genera microlesiones que estimula el colágeno realizado sobre la piel.
  • La cirugía como es la subcisión que es introducir agujas para despegar la piel deprimida, dando ruptura de la fibrosis que hace la retracción de la piel, y es una técnica poco dolorosa.
  • Los láseres ablativos fraccionados los cuales estimulan las cicatrices deprimidas y aplana las cicatrices levantadas o hipertróficas. Este lasér tiene un sistema de mapeo que perimite un haz de energía penetre por pequeños puntos en la piel, generando regeneración de colágeno y elastina.
  • También tenemos el tratamiento de rellenar esas cicatrices deprimidas ya sea con ácido hialurónico o hidroxiapatita de calcio, para dar un efecto homogéneo sobre la piel en las cicatrices hundidas.

Si quiere conseguir un buen resultado es importante que acuda a un dermatólogo y tener claro que es importante la combinación de tratamientos para mejores resultados.

Dinora Ochy
Dermatóloga
Teléfono: 2283-3232
Email: [email protected]
Webpage: www.clinicasantaisabelcr.com
Instagram: @clinicasantaisabell
facebook: Clínica Santa Isabel, Estética y Odontología
Dirección: Frente al colegio de Ingenieros y Arquitectos en Curridabat


Traducir artículo