Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Con frecuencia me consultan en asesoría de crianza, cómo manejar los celos entre hermanos; acá van mis reflexiones personales sobre el tema.

No son celos lo que siente el hermano mayor, es una especie de duelo, ya que el niño vive un tipo de pérdida del tiempo de esa mamá que antes era total.

Muchos consideran que al nacer un hermanito la madre se divide mitad y mitad; pero las que somos madres de dos hijos o más, sabemos que eso no es cierto, pues cuando nace el segundo hijo nos avocamos mucho a ese bebé por obvias razones, casi un 80% o más de nuestro tiempo.  Así, que mi conclusión es: que los niños pierden a la mamá en una gran cantidad de porcentaje. No tienen celos, tienen necesidad de mamá.

En mis 32 años de trabajar con niños, los he escuchado decir frases como:

“ya mami no me lleva a natación”,
“mami no me cuenta el cuento en las noches”,
“mi hermano llora mucho y mami siempre está con él”,
“mi mamá está muy cansada y ya no juega conmigo”,
“quiero estar en el cuarto con mi mami, como lo hace mi hermano bebé”

Y muchas frases e historias más que apuntan a un vacío, a un cambio, a un duelo por haber perdido a su mamita.

Los celos son más una construcción social, ya que un niño que se siente amado, atendido y perteneciente, difícilmente podrá sentir que el nuevo bebé le quita algo. 

Mis recomendaciones puntuales

  • Rutinas establecidas antes de que nazca el nuevo hermanito.
  • No hacer cambios bruscos con la llegada del bebé a casa; si se necesita hacer cambios, hay que hacerlos durante el embarazo y en forma paulatina.
  • Involucre a su hijo mayor en las actividades del bebé, tales como ultrasonidos, comprar ropa, fotografías, etcétera; siempre explicando o narrando que hacían lo mismo cuando lo estaban esperando a él (al hermano mayor).
  • Dedique un tiempo especial todos los días a su hijo mayor, 20 minutos al día  exclusivo sin pantallas, para jugar, hablar, caminar, comer un helado, etcétera y cuando bebé llega a la casa ese tiempo especial no tendrá cambios, se le seguirá brindando diariamente.
  • Papá es fundamental en dicho proceso, ya que pueden compartir tiempo especial cada uno con un hijo y luego se intercambian. Es un trabajo de equipo.

Un niño no se porta bien o mal, un niño comunica sus necesidades. El amor nunca divide, solo multiplica.

Natalia Calderón es Neuropsicopedagoga y  Entrenadora Disciplina Positiva
Instagram: @natcela
Facebook: Psicopedagoga Natalia Calderón
Tel: 2263-2116
Whatsapp: 8443-9206


Traducir artículo