Los verdaderos empresarios

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Carlos Peña para El Observador

Hace varias semanas don Gerardo Corrales, me invitó a participar dentro de un proceso de renovación de estructuras del Partido Liberación Nacional aspirando a representar a los empresarios y empresarias del país ante el partido por medio de las votaciones del sector empresarial.

Desde entonces he conocido a docenas y ya casi centenares de empresarios, más allá del emprendedor o PYME promedio, estoy hablando de los más grandes capitales del país y he aprendido algunas cosas que les quiero compartir:

  1. Asertividad: Cuando converso con estas personas son directas, amables, concisas y muy claras en su mensaje. Al ser empresarios que no tiene tiempo para desperdiciar cada mensaje, llamada o email es breve, conciso y directo. Aprender a sintetizar es la mejor forma de comunicarse.
  2. Comprometidos: Lo que más me ha sorprendido es que si dicen sí es de verdad, el perfil del empresario grande, al menos en esta experiencia, ha sido que si dice que apoya lo hace de verdad por medio de amigos y familiares. Busca la forma de aportar desde su esfera con lo más valioso que tiene, el tiempo. Estos empresarios dedican horas de su día para hacer grupos pequeños de familiares o empresarios para reunirse con don Gerardo y escuchar su propuesta política.
  3. Seriedad: Estas personas se toman muy enserio lo que se les dice, no están jugando y buscan que no les hagan perder el tiempo, por lo que esperan un grado de seriedad a la altura del compromiso que están buscando.
  4. Desconfiados: Algo muy interesante es que si el contacto viene por medio de una persona recomendada te abren la puerta de par en par, en cambio si no te conocen son sumamente cerrados. Esto me ha enseñado a que en mi propia vida debo de ser más celoso de con quien busco hacer negocios, estos empresarios me han enseñado a que debo de cuidar todos los aspectos de cualquier relación.
  5. Proactivos: No esperan a nadie, actúan de una vez. Logran comprender los objetivos que se persiguen y actúan sobre ellos, dan resultados y no problemas.

Lo anterior me ha hecho reflexionar la gran escuela que es la vida y las oportunidades de ver por dentro ese mundo corporativo que pareciera tan alejado de la realidad de las PYMES, pero ciertamente se cierra en ser un efecto de mentalidad.

En otros blogs de este mismo medio, por ejemplo, Natalia Alfaro siempre habla de nuestra actitud frente a la innovación y los procesos, invito a leerla, es mi favorita, aprenderán demasiado.

En resumen, puedo intuir que el éxito de los empresarios más grandes del país no sólo es cuestión de haber tenido el negocio correcto en el momento correcto, si no también tener una mentalidad de compromiso con su negocio, consigo mismo y con los objetivos empresariales construido por los 5 puntos anteriores.

Si usted es emprendedor, PYME o autoempleado, es urgente que revise su forma de pensar, trascienda el modo sobrevivencia y busque crecer. Los empresarios grandes, al igual que será entonces su camino, es uno de enfoque, de toma de decisiones, no dude de usted, desarrolle su siguiente versión. El emprendedor promedio se queda en su realidad, enjaulado en sus dificultades. El empresario encarna su siguiente versión, todas sus decisiones van enfocadas en su siguiente versión y es algo que le falta muchísimo a los emprendedores; estas últimas líneas son el resultado de un intercambio intelectual que tuve con Natalia Alfaro a la hora de redactar este blog.

En fin, don Gerardo, no solo me ha mostrado que los números son importantes sino que la actitud es vital para marcar el éxito en la cualquier camino que se tome, por eso él y sus colegas, son los verdaderos empresarios.


Traducir artículo