Mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas… ¿Hablamos?

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 4 minutos

Lincy González. profesora de LEAD University

Si te preguntara ¿quién es Steve Jobs? ¿Sabrías decirme quién es?, posiblemente si. Muchos utilizamos tecnologías de Apple todos los días, desde computadoras, teléfonos, tabletas, relojes, entre otros.

Ahora bien, si te pregunto ¿quién es Mark Zuckerberg? O ¿Elon Musk? ¿Sabrías quienes son?, posiblemente la respuesta también sería afirmativa. Todos hemos utilizado o utilizamos  Facebook, Instagram o WhatsApp; aplicaciones que pertenecen a Mark Zuckerberg; bueno y si hablamos de Elon Musk, muchos hemos escuchado o visto videos de los autos Tesla, por nombrar solo uno de los negocios que pertenecen a este empresario.

Pero ahora, si hablamos de Marissa Mayer, Sheryl Sandberg, Meg Whitman, Virginia Rometty, por citar unos cuantos nombres de mujeres que han marcado también la historia de la tecnología en la actualidad, ¿Podrías decirme, quienes son? ¿Qué han hecho? ¿Qué cargos han ocupado? Aquí las cosas cambian.

Hace unos años hice esta misma pregunta en una conferencia que di en una universidad aquí en Costa Rica, y muy pocos pudieron contestar quienes son estas grandes mujeres. Lo mismo me pasó en una conferencia en Colombia. Y es que el problema no es que no sepamos quienes son, sino el hecho de que el trabajo de muchas mujeres ha sido invisibilizado por la sociedad desde hace mucho tiempo.

Y es que incluso la informática no existiría tal y como la conocemos sin el aporte de mujeres increíbles como Ada Lovelace, quien fue la primera programadora, Grace Murray Hopper, que en la década de los 50 y 60 desarrolló el primer compilador para un lenguaje de programación o Hedy Lamarr, inventora de la tecnología precursora del wifi, bluetooth y GPS. Pero estas son solo 3 mujeres de muchas que nos han permitido dar pasos agigantados en campos de la tecnología; sin embargo sí vemos las estadísticas seguimos siendo minoría en carreras asociadas a ciencias y tecnologías.

En un informe elaborado por la UNESCO entre el 2014 y 2016, Descifrar las claves: la educación de las mujeres y las niñas en materia de STEM, solamente el 30% de las mujeres a nivel mundial (115 países y territorios dependientes) se encontraba en carreras vinculadas a la STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés).

Por otra parte, en el documento sobre el estado de la educación publicado en el 2017 por el Programa Estado de la Nación indican que “solo un 10% de las mujeres profesionales con posgrado labora en puestos de dirección y gerencia, mientras que entre los hombres con el mismo nivel educativo, esta cifra llega al 26% (en empresas en las que son asalariados)”. Si hablamos de desempleo en este mismo documento nos indica que para el 2016, el desempleo estaba afectando de manera muy distinta a los mujeres y hombres con posgrados, en el caso de los hombres era de un 0,4% mientras que en el caso de las mujeres era de un 3,3%. Para el 2020 según la INEC “la tasa de ocupación de los hombres se ubicó en 59,2 % y para las mujeres fue de 34,1%”.

¿Qué estamos haciendo?

En este justo punto es donde comienzo a preguntarme a qué se debe esta desigualdad, porque, aunque muchas empresas, organizaciones sin fines de lucro, centros educativos, y muchos otros están promoviendo la participación de las mujeres en áreas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, aún así seguimos siendo minoría y por mucho.

Bueno, la brecha de género ha sido impulsada por una serie de factores, como la falta de igualdad de empleo. Como vimos en las estadísticas mencionadas anteriormente, algunos puestos de trabajo sigue siendo dominado por hombres; además de factores familiares donde muchas mujeres no son apoyadas por sus familias para estudiar carreras asociadas a la STEM, por estereotipos negativos acerca del género y las habilidades que poseemos, donde se promueve que las mujeres estudien mejor carreras asociadas al cuidado de terceros.

Por otro lado, los factores sociales, donde todavía se tiene la creencia que las mujeres no podemos desenvolvernos en ciertas áreas, donde somos mal vistas, criticadas e incluso discriminadas; y por último porque podría seguir mencionando más factores, es incluso lo que pensamos de nosotras mismas, muchas veces bajamos la voz y nos da miedo exponernos por temor a ser rechazadas, incluso por nuestras propias pares.

Y ¿qué podemos hacer para cambiar este panorama? Para cambiar debemos empezar por las más pequeñas, fomentando el estudio de matemáticas y ciencias en nuestras niñas y jóvenes, por medio del desarrollo de espacios que les permitan ver las enormes oportunidades que se les abren en estos campos y romper con el estereotipo de la tecnofobia femenina, promoviendo más el trabajo realizado por mujeres en STEM tanto a nivel nacional como internacional, como dice Sandra Cauffman: “Si los ejemplos son solo hombres, difícilmente las niñas estudiarán ingenierías”. Además, fomentando la participación en grupos y asociaciones que buscan empoderar a las mujeres, porque el principal reto está en nuestras cabezas, recuerdo en este justo momento cuando un profesor de la universidad me dijo que no era buena para la carrera de ingeniería, a pesar de que me dolió mucho el comentario, esa era su opinión y su perspectiva, pero la mía era seguir haciendo lo que me apasionaba, y es lo que sigo haciendo hasta este momento; pero estas vivencias no solamente fueron en la universidad, en uno de los trabajos donde desempeñaba una jefatura era tratada con mucha condescendencia, donde para otros jefes de departamento mi opinión por ser mujer no valía igual, escuche muchas veces comentarios despectivos hacia mi persona, por ende “ganarme el respeto” significó no solamente hacer mi trabajo, sino hacer mucho más para demostrar mi potencial, esto no solamente lo he vivido yo, sino que muchas otras mujeres lo viven en su día a día.

Quiero dejarles algunos links de grupos y organizaciones que ayudan en el empoderamiento de mujeres y que les pueden ser de gran utilidad a mujeres y hombres interesados en este tema de la igualdad de género:

 

Para finalizar, quiero agregar que esto no se trata de lucha de mujeres contra hombres. Esto se trata de buscar igualdad de condiciones, donde sin importar nuestro género todos tengamos las mismas oportunidades para desempeñarnos profesionalmente, donde se nos pague igual por el mismo trabajo realizado. La situación de las mujer en STEM ha mejorado, pero las cifras indican que aún queda un largo camino por recorrer para lograr la igualdad de género, especialmente en disciplinas con mayor demanda laboral.


Traducir artículo