Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Esteban Ulate para El Observador

El mundo de los seguros tiende a ser muy técnico y es por esa razón que muchas veces creemos que al tomar un seguro para nuestros bienes, vidas o familias, nos van a indemnizar al 100%, pero en algunas ocasiones por errores de cuidado podemos tener pérdidas cuantiosas y no solo eso, sino que nuestra salud se puede ver perjudicada por una mala decisión en materia de seguros, por eso hoy vamos a aprender algunos términos básicos del universo de los seguros que lo ayudarán a tomar buenas decisiones en esta materia:

1- EL DEDUCIBLE. También llamado coaseguro o copago es: “La participación del asegurado dentro de las pérdidas”. Todas las pólizas tienen deducibles para que no se haga un uso indiscriminado de las mismas, las únicas que no los tienen son las pólizas de vida, pero todas las demás sí posen deducible, dígase: autos, casas, etc. Sino tuvieran deducible utilizaríamos la misma tantas veces como fuera posible y al año siguiente cuando renovemos los contratos tendríamos incrementos muy altos, la póliza se utiliza en casos que implican erogaciones importantes, lo pequeño es mejor pagarlo uno mismo, así se hace un buen récord como cliente ante las aseguradoras y mantiene sus descuentos.

2- EL SOBRE-SEGURO. Los bienes se deben asegurar por su valor actual de mercado, cuando son nuevos por su valor de factura, si son usados lo ideal es tener un avalúo de los mismos, realizado por un profesional, ya sea ingeniero o arquitecto en el caso de las propiedades o agencias de carros nuevos en el caso de los vehículos. El sobre-seguro se da cuando pasa el tiempo y su bien se deprecia en su valor de mercado, pero sus primas o pagos continúan siendo los mismos porque nadie le recomendó actualizar sus bienes, usted está pagando de más por sus seguros y en caso de una siniestro su aseguradora sí le va pagar por el bien depreciado, usted fue víctima de un sobre-seguro si pasó un año y su vehículo se depreció en su valor real y usted no actualizó su seguro. Algunas compañías de seguros lo hacen automáticamente en sus renovaciones.

3- EL INFRASEGURO. Esto es más delicado porque es cuando usted decide asegurar su casa o vehículo por un valor menor de lo que el mismo cuesta en el mercado, porque le costó más barato o porque usted desea ahorrar un poco de dinero en la prima, pero ese es un error que le puede costar más caro que el sobre-seguro, porque el infraseguro es un deducible extra, ya que en caso de una pérdida la compañía de seguros le va a depreciar el bien en el porcentaje que usted dejó de pagar. Por ejemplo: si usted aseguró su vehículo, cuyo valor de mercado es de 10 millones de colones, en 8 millones, su infraseguro es de un 20%, así las cosas, en caso de una pérdida parcial o total, usted tendría un rebajo del 20% extra, más el pago del deducible que le corresponde, que puede ser de otro 20%, puede terminar con una indemnización de un 60% en su bien por ahorrarse un poco de dinero en las primas que tenían que pagar al inicio, recuerde que lo barato sale caro.

4- LA PREEXISTENCIA. Si va adquirir una póliza de vida o salud, no debe dejar de tomar en cuenta este término, porque significa que todas las enfermedades que tengo o he tenido me van a ser contabilizadas al tomar una póliza médica o de vida, para qué se pregunta usted, para excluirlas y no pagarle ningún reclamo que presente por ellas, es todo por lo que me haya atendido en un hospital, clínica, centro médico público o privado y una de las exclusiones más importantes de las pólizas de salud o médicas, recuerde tomar una póliza cuando está joven y saludable, adicionalmente las primas son más baratas.

5- LA CONTINUIDAD. Si ya tiene una póliza médica individual y desea cambiar de compañía aseguradora o es parte de un plan colectivo empresarial y deja de laborar o desea una póliza individual con la misma compañía u otra, es indispensable que solicite el beneficio de continuidad, ya que eso le garantiza que la nueva compañía que contrató o el plan individual al que migró le reconocerá el 100% de las enfermedades que se trató o atendió con la anterior compañía o plan colectivo. Si no solicita la continuidad de cobertura podría llevarse la sorpresa de que ninguna de sus enfermedades preexistentes que se atendió en su póliza anterior serán cubiertas en la nueva aseguradora o el nuevo plan tomado.

Recuerde que: “es mejor tener un seguro y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo”.

Lic. Esteban Ulate J.
Corredor Autorizado de Seguros
[email protected]


Traducir artículo

PUBLICIDAD.