Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 4 minutos

Varios actores del sector agrícola ven con buenos ojos el decreto emitido esta semana por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), que pretende regularizar la situación migratoria de los extranjeros que se dediquen o vayan a dedicarse a labores agrícolas y de agroexportación.

Se trata del Decreto Ejecutivo N° 42406-MAG-MGP, publicado en el Diario La Gaceta este martes. Para el sector, si bien no es un arreglo definitivo a la escasez de mano de obra para las cosechas, dará un apoyo para la contratación con miras a las labores en el campo de los próximos meses.

Los empresarios recordaron que hicieron la solicitud desde tiempo atrás, pero el contexto por COVID-19 generó que las autoridades pusieran más atención a la problemática.

«Lo hemos venido apoyando desde hace meses atrás (el decreto). Es una pena que hayamos tenido que sufrir de una pandemia para que las autoridades comprendieran la importancia de la mano de obra extranjera debidamente regularizada en las labores agrícolas, las cuales han estado presentes en el país por muchos años en nuestra historia productiva», señaló Laura Bonilla, presidenta de la Cámara de Exportadores (Cadexco).

El presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroexportación, Juan Rafael Lizano, aseguró que la acción es un paso positivo. «Va bastante bien», indicó aunque adelantó que analizarán a mayor profundidad el decreto y que realizarán las observaciones necesarias al MAG.

El presidente de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (Canapep), Abel Chaves, comentó que algunas regiones del país dependen en gran porcentaje de la mano de obra extranjera y que el decreto viene a llenar un vacío en la regularización.

«El sector agrícola desde hace mucho tiempo viene adoleciendo la necesidad de mano de obra. Conforme ha ido incursionando mayor inversión extranjera en el país por ejemplo (…) ha hecho que mucha de la mano de obra que se podía disponer para la agricultura vaya bajando», dijo Chaves.

OBSERVE MÁS: Indígenas Ngöbe-Buglé entrarán a Costa Rica para cosecha de café bajo estrictas medidas sanitarias

Solución a medias

Pese a que coinciden en que el decreto es positivo, el agro reclama que es una «solución a medias» y que no cumple con los requerimientos actuales del sector.

«Es solo para extranjeros con arraigo que comprueben haber ingresado y permanecido en nuestro país entre el 15 de enero de 2016 y 15 de enero de 2020. Con esto se ayudará a sectores que tienen programas de producción de ciclo anual. Tenemos una gran escasez de mano de obra a futuro, para recoger nuestras cosechas», mencionó Bonilla.

La exportadora añadió que el Poder Ejecutivo debe proponer más normas que logren complementar el decreto y satisfacer la demanda laboral que el sector agrícola posee.

¿Qué pretende el decreto?

La demanda de mano de obra para cosecha agrícola no es solventada por los costarricenses. (Alonso Solano/El Observador)

El segundo decreto permite que labores agropecuarias, de agroexportación o agroindustria sean realizadas por personas que comprueben haber ingresado y permanecido en el territorio nacional entre el 15 de enero de 2016 y el 15 de enero de 2020.

Ambos decretos impiden el ingreso de personas extranjeras al país para laborar, manteniendo la prohibición impuesta desde el 25 de marzo y bajo la cual ya se ha rechazado más de 15.000 extranjeros.

OBSERVE MÁS: Empresa agrícola avisó a Salud desde el 26 de mayo sobre riesgos de contagio de coronavirus

Arraigo en el país

El ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Renato Alvarado, indicó que el decreto «evita un serio impacto en la producción nacional a raíz de la pandemia por COVID-19».

«Esta mano de obra es necesaria, porque a pesar de los esfuerzos realizados para que los costarricenses se apunten en labores agrícolas, no es suficiente», dijo.

«La agricultura genera miles de empleos en época de cosechas y estas no se pueden perder porque estamos poniendo en riesgo más de $1.500 millones en exportaciones y un aporte al Valor Agregado Nacional de aproximadamente ¢624.000 millones”, agregó.

Esta categoría especial dará derecho a la persona extranjera a permanecer en el país durante el plazo de un año, contado a partir de la fecha de la resolución que aprueba el
trámite; así como a laborar exclusivamente en actividades del agro. Su renovación será por dos años.

Asimismo, el decreto establece que las personas que hayan solicitado el reconocimiento de la condición de refugiado o la regularización de su permanencia legal por cualquier otra categoría migratoria diferente al refugio, podrán solicitar el otorgamiento de esta condición especial.

«No podrán subsistir al mismo tiempo ambas solicitudes, por lo que la persona extranjera deberá manifestar su decisión expresa y voluntaria, de renunciar a esa petición pendiente para acogerse a esta nueva categoría», señala el documento.

Los requisitos son:

  • formulario de solicitud
  • prueba de identidad (certificación de nacimiento, ya sea emitida por el Consulado o documento de identidad de su país)
  • en caso de trabajadores asalariados contrato de trabajo
  • en caso de trabajadores por cuenta propia certificación del MAG
  • declaración jurada en que se indique que no cuenta con antecedentes penales
  • documento que acredite fehacientemente haber ingresado al país entre las fechas 15 de enero del año 2016 y el 15 de enero de 2020
  • $60 para trámite

La documentación deberá ser presentada por el interesado, o ser gestionada por la empresa que tenga interés en contar con el trabajador, a través de las oficinas del MAG y con previa cita.

La solicitud para aplicar a esta categoría se deberá presentar entre el 22 de junio y el 22 de septiembre de 2020.

OBSERVE MÁS: Financiamiento, tecnologías y cambio climático: parte de los retos que enfrenta a diario el sector agrícola


Traducir artículo

Un viaje diario entre palabras, versiones, hechos y verdades. Una periodista en constante aprendizaje, con el sueño de ser bióloga marina y sumergirse en las historias más profundas del gigante acuático.