Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Por Andrea Acosta Feoli para El Observador

Qué difícil hablar sobre Etiqueta cuando una parte importantísima de ésta es justamente la interacción social. ¿Cómo actuar cuando estamos compartiendo con otros en ambientes sociales, en ambientes laborales, cómo saludar (antes de que pareciera un recuerdo distante), etc.? ¿Qué hacer con la poca interacción que estamos teniendo ahora, aquella que está limitada a nuestra familia más cercana o aquellas personas con quienes vivimos?

La realidad en muchas casas es que por primera vez en mucho tiempo las familias tienen la oportunidad de sentarse juntas a comer las 3 comidas. Siempre he creído que sería ideal e importantísimo que los buenos modales sean parte del curriculum de las escuelas, pero lo cierto es que las normas del buen comportamiento recaen en los hogares.

El “corre corre” de la vida diaria a veces limita a los padres para poder dedicar tiempo a corregir cada pequeño detalle de ¿cómo se comportan nuestros hijos a la mesa? De ahí que me parece que estos días son la oportunidad perfecta para observar el comportamiento de nuestros hijos y ayudarles a perfeccionar sus modales a la hora de comer.

El siguiente es un checklist de modales, normas y comportamientos que pueden comenzar a reforzar en sus casas durante los próximos días. Ojo que no aplica solo para niños, pues para nosotros adultos, nunca está de más una repasada:

  • Solicite ayuda para poner la mesa.
  • El plato va en el centro del puesto.
  • Servilleta y tenedor a la izquierda del plato.
  • Cuchillo a la derecha del plato con el filo viendo hacia adentro.
  • Vaso en la esquina superior derecha del plato.
  • Venir a la mesa sin distracciones: ni juguetes ni aparatos electrónicos.
  • Comenzar a comer cuando todos estén sentados.
  • Y bien sentados: viendo hacia el frente con ambos pies tocando el piso (si es que tocan).
  • Comer con la boca cerrada.
  • No hablar con la boca llena.
  • Tomar bien los cubiertos. En el caso del tenedor o cuchara, se toman como nos enseñaron en la escuela a tomar el lápiz.
  • No se mete la mano al plato y ni se toca la comida con la mano. Únicamente se comen con las manos alimentos como pizza, hamburguesas, pollo frito, sándwich, etc.
  • La servilleta se usa para limpiarse la boca y no se hace un bodoque que se esconde debajo del plato.
  • Al terminar, colocar en la posición correcta los cubiertos. Esto es, como si el plato fuera un reloj y los cubiertos las manecillas, se colocan los mismos juntos en una posición de 10:20.
  • Se retira de la mesa cuando todos hayan terminado de comer.

Aprovechen cada comida y comiencen por pedirles a sus niños, y familiares, ayuda a la hora de poner la mesa. Que vean en ustedes el ejemplo de qué hacer y qué no hacer. Que valoren que este tiempo que comparten juntos, aunque sea por fuerza mayor, también es una bendición y una oportunidad que debe ser bien aprovechada.

Todos ansiamos y necesitamos volver a la normalidad, pero lo cierto es que puede ser que dentro de un tiempo extrañemos este tiempo que estamos compartiendo en familia…y ¿por qué no? invertir este tiempo en perfeccionar comportamientos que nos aportarán valor por el resto de nuestras vidas.

Andrea Acosta Feoli es consultora en etiqueta y protocolo graduada de Protocol School of Washington
Facebook: Uno Etiqueta Instagram: @quehacerquedecir
[email protected]


Traducir artículo

PUBLICIDAD.