Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 4 minutos

READ THIS ARTICLE IN ENGLISH

Sumaba 143 días en Casa Presidencial cuando Luis Guillermo Solís Rivera firmó una carta en la que agradecía a Frank Biden, hermano menor del entonces vicepresidente de los Estados Unidos y actual aspirante presidencial, Joe Biden, por la intención de realizar una inversión multimillonaria en Guanacaste.

En el documento, fechado el 29 de agosto del 2014, Solís prometió a los inversionistas que su ministro de Comercio Exterior, Alexander Mora, daría un “seguimiento especial” al proyecto; y que en un período máximo de 30 días le plantearía una hoja de ruta para el plan de inversión.

“Le reitero el compromiso de mi Gobierno y el agradecimiento por escoger Costa Rica para esta inversión”, escribió el primer mandatario electo por Acción Ciudadana.

A casi seis años de la firma de aquella carta, el proyecto no pasó del papel.

Como lo informa El Observador este martes, el periódico estadounidense New York Post publicó una serie de cuestionamientos a cinco integrantes de la familia Biden por presuntamente haberse beneficiado del apellido del ahora aspirante presidencial, para potenciar sus negocios en diversas partes del mundo, incluida Costa Rica.

Padrino de un proyecto sin resultados

El planteamiento de Frank Biden y sus socios pretendía un desarrollo comercial y habitacional en Liberia, Guanacaste, al que se sumaría un plan para producir energía solar.

La agencia de bienes raíces JD Realty Entreprise, que ofrecía propiedades dentro del proyecto, presentó a Solís como “padrino” de la iniciativa.

La empresa hizo publicidad, no solo de la carta sino también de fotografías del expresidente junto a Biden y su socio Craig Williamson, en el despacho de Casa Presidencial.

A la imagen se sumaban otras en las cuales el inversionista posaba con la la ministra de Educación y actual embajadora en Francia, Sonia Marta Mora, y el jerarca de Ambiente y Energía, Edgar Gutiérrez. 

Solís explica

Ante las preguntas de este medio, Luis Guillermo Solís alegó que hizo la carta a solicitud del propio Frank Biden.

El estadounidense habría llegado a Zapote por medio de una gestión de la vicepresidenta y actual embajadora en España, Ana Helena Chacón, según sostuvo el exmandatario.

Agregó que el abogado Roberto Batalla Gallegos había pedido el espacio para el estadounidense. Finalmente Solís lo recibió el 3 de junio del 2014 para un almuerzo en Casa Presidencial, en el que además estuvieron la vicepresidenta Chacón y el ministro Alexánder Mora.

“En ese almuerzo, el señor Biden describió el conjunto de inversiones que quería desarrollar en Costa Rica. De nuestra parte, se informó al señor Biden de la forma como se gestionaban los proyectos en Costa Rica, el papel titular de Comex (Comercio Exterior) y Cinde en ellos, y la obligación de seguir lo establecido por nuestras leyes. Quedó claro en aquella reunión, que el Gobierno de Costa Rica no podía establecer ningún régimen especial para ninguna empresa fuera de lo establecido por la Ley”, narró Solís a El Observador

Semanas después, el 26 de julio, se dio un nuevo encuentro al que se sumó el ministro Gutiérrez y al que también llegaron – de acuerdo con el relato de Solís – el presidente de la empresa Westinghouse, Walt  Howard, el vicepresidente de la firma, Richard Fish, y el presidente de la Cámara de Turismo de Florida, Joseph Abruzzo.

Tras esas citas, el exmandatario enfatizó que dejó el tema en manos de Comercio Exterior y su vicepresidenta Chacón.

Este lunes por la noche, Luis Guillermo Solís insistió que está intentando comunicarse con Ana Helena Chacón y Sonia Marta Mora para obtener más detalles. Pero que esperaría más tiempo dada la diferencia horaria con Europa, donde ambas están nombradas como representantes diplomáticas del país.

El expresidente, que ahora reside en Miami, Florida, enfatizó en que “en ningún momento ni el presidente Obama ni el vicepresidente Biden me pidieron que recibiera a Frank Biden.

Agregó que “tampoco condicionaron” nuestras reuniones bilaterales a ningún encuentro con Frank Biden. “Todas las reuniones que sostuve con altos funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos, tanto en Washington DC, como en San José o Naciones Unidas, fueron tramitadas y gestionadas exclusivamente por la Embajada de Costa Rica en los Estados Unidos, o de los Estados Unidos en Costa Rica”, concluyó.

Read this article in English:

Luis Guillermo Solís insiste en que sus encuentros con Joe Biden nunca estuvieron relacionados, vinculados o condicionados a los negocios que su hermano pretendía realizar en el país. (Presidencia)


Traducir artículo

Estudiar Derecho me enseñó que lo que realmente cambia las cosas es el periodismo bien hecho.
Si la política o las leyes parecen aburridas es porque nunca nos las han contado de la forma correcta.

PUBLICIDAD.