CCSS ya usa hidroxicloroquina para tratar COVID-19 y farmacias toman previsiones

En Estados Unidos, sin estudios aún, Donald Trump lo aventuró como posible tratamiento provocando desabastecimiento

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 4 minutos

La hidroxicloroquina es un medicamento que tradicionalmente se ha utilizado para tratar enfermedades como la malaria, el lupus y la artritis reumatoide. Hoy, la sustancia se estudia como un posible tratamiento para pacientes con COVID-19.

El martes, el presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, indicó que la institución ha estado en contacto con autoridades de otros países y en teleconferencias con China, sobre una serie de áreas incluyendo la farmacéutica.

En dichas conversaciones internacionales ya se adelantó que la hidroxicloroquina – vendido como Plaquinol en las farmacias – se «alinea» para atender el coronavirus. Incluso la CCSS ya lo hace.

«Para los pacientes diagnosticados con COVID-19 que tenemos en Costa Rica, se está recetando la hidroxicloroquina, como parte de un protocolo. Hay combinaciones para pacientes en cuidados críticos que incluyen este componente», confirmó Macaya en conferencia de prensa ante consulta de El Observador.

Según la Caja, se dispone de un lineamiento para el manejo terapéutico de pacientes con COVID-19 en el cual se incluye el uso de hidroxicloroquina como monoterapia.

Además se utiliza la combinación de lopinavir y ritonavir, originalmente usado para tratar el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), más hidroxicloroquina en pacientes de cuidados intensivos.

«Nuestros especialistas de la CCSS están en conversaciones técnicas con diferentes expertos internacionales con el fin de tener actualizaciones diarias de la evidencia científica en temas terapéuticos para el manejo de la enfermedad», agregó el departamento de prensa de la institución a este medio.

Macaya urgió a no automedicarse, ya que este medicamento se encuentra disponible en farmacias privadas. La ruta de tratamiento debe seguirse con un médico tratante.

OBSERVE MAS: Aumentan a 8 los pacientes con coronavirus en cuidados intensivos

Farmacias ya piden más: solo con receta

Eduardo Jiliberto, director general de Cuestamoras Salud – empresa dueña de las farmacias Fischel y La Bomba – indicó que desde la semana pasada se instauró un protocolo de venta del Plaquinol, únicamente bajo receta médica. Así pretenden asegurar que los pacientes que necesitan la medicina para sus padecimientos crónicos – lupus por ejemplo – la obtengan. También buscan evitar que las personas se automediquen.

Según Jiliberto cuando una persona se presenta a una farmacia Fischel o La Bomba, o de la distribuidora Cefa (también de Cuestamoras Salud) con su receta para hidroxicloroquina, el farmacéutico recoge los datos y la envía a la empresa. En un máximo de 24 horas se despacha el medicamento al centro para su entrega.

Para evitar el desabastecimiento por aumento de la demanda, solo se está despachando el equivalente a un mes de tratamiento por persona.

«En el caso de que se demuestre que este fármaco es un tratamiento efectivo contra la enfermedad respiratoria COVID-19, ya estamos analizando en consulta con el Ministerio de Salud, la mejor manera de gestionar su distribución, resguardando el acceso de los pacientes con patologías que lo requieren, así como los positivos de coronavirus», explicó Jiliberto a El Observador.

También enfatizó que el uso de este fármaco se debe realizar bajo estricto control médico pues tiene efectos adversos; una persona no debe automedicarse hidroxicloroquina.

La directora de Farmacias La Bomba, Ana Cristina Corrales, detalló que han tenido que aumentar los pedidos de dicho fármaco a sus respectivos proveedores, adelantando estrategias por un posible desabastecimiento.

OBSERVE MAS: Hoy arrancó el Ceaco: 88 camas exclusivas para pacientes con COVID-19

Investigaciones y falta de evidencia

El compuesto de hidroxicloroquina se vende bajo el nombre de Plaquinol en muchas farmacias del país. (Archivo)

El pasado 21 de marzo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, publicó en su cuenta de Twitter, que tomar hidroxicloroquina con azitromicina – un antibiótico de amplio espectro – podría cambiar la historia de la medicina, pues podría ser la cura para el nuevo virus.

El 28 de marzo la Administración de Medicinas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) permitió que se pudiera distribuir y utilizar la hidroxicloroquina para ciertos pacientes que se encuentran hospitalizados con COVID-19.

Estos compuestos serán distribuidos a diferentes estados del país norteamericano, para recetarle el medicamento a adolescentes y adultos, cuando no haya un ensayo clínico disponible o creíble. También como requisito se usarán fichas técnicas que indiquen la información respectiva sobre efectos secundarios y riesgos de uso, tanto a médicos como a pacientes.

OBSERVE MAS: Contagios por COVID-19 en el mundo ya sobrepasan los 745 mil; Estados Unidos va a la cabeza

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han indicado que a pesar de que no exista un tratamiento aprobado para COVID-19, ambos componentes han mostrado bajar la carga viral, en estudios de laboratorio contra varios coronavirus, incluyendo el SARS-CoV-2 (el virus que causa la COVID-19).

Según la entidad estadounidense, reportes informales sugieren algún beneficio en el tratamiento para pacientes confirmados con COVID-19. Sin embargo, existe una necesidad de ensayos clínicos con evidencia científica para comprobar su eficacia.

Desabastecimiento

China anunció, en días anteriores, que se tomará alrededor de un año para presentar una vacuna confiable y comprobada, probada en población sana, tanto recuperados del COVID-19, así como los que nunca estuvieron expuestos al virus. (Elizabeth Rodríguez/El Observador)

Pero como es costrumbre, el tuit de Trump provocó una reacción en el consumo y el mercado de hidroxicloroquina. La semana pasada, la Sociedad Estadounidense de Farmacéuticos Hospitalarios denunció que el país sufría un desabastecimiento de cloroquina e hidroxicloroquina (este es derivado de la cloroquina).

El diario estadounidense New York Times publicó que una pareja de Arizona se intoxicó por consumir un producto para limpiar peceras que contiene cloroquina en un intento de «inmunizarse» contra el virus, tras las declaraciones de Trump. La agencia independiente ProPublica aseguró que pacientes de lupus estaban sufriendo por la falta de acceso al medicamento.

Michael Lockshin, reumatólogo del Hospital Especial de Cirugía de Nueva York, informó que no hay pruebas para confirmar el efecto positivos de los medicamentos. Y El País de España detalló que el gobierno debió intervenir los lotes de cloroquina.

El oncólogo Elmer Huerta, explicó a CNN que por primera vez la FDA aprobó uso de medicamentos sin un estudio que lo sustente.

De vuelta a nuestro país, el neumólogo Carlos Estrada, en entrevista con Teletica Radio, indicó que Trump se basó en un estudio muy cuestionable en su diseño, y que existen otros 15 estudios con hidroxicloroquina pero no tienen una conclusión real.

OBSERVE MAS: Clínica negó dos veces prueba a paciente con coronavirus que ahora está en Cuidados Intensivos


Traducir artículo

El periodismo me acerca a las realidades más puras y crudas de la sociedad. Mi único deseo es proyectar esa información a través de las letras e ir cambiando al mundo una nota a la vez.