Dos monstruos del gol, Messi y Lewandowski se verán las caras hoy a partir de la 1:00 p.m. (AFP)
Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Análisis de la ‘Final 8’ de la Liga de Campeones por Luis Daniel Rojas Jiménez

(Luis Daniel Rojas para El Observador)

Hoy por la tarde, el Estádio da Luz en Lisboa será testigo silencioso del enfrentamiento de dos pesos pesados del fútbol europeo en la edición de Copa de Europa más extraña de la historia: FC Barcelona y Bayern Múnich. Ambos clubes llegan al choque con similitudes pero también con marcadas diferencias.

Los dos buscan su sexto entorchado en la mejor competencia de clubes del planeta. Los catalanes vencieron en las ediciones de 1992, 2006, 2009, 2011, y 2015; los bávaros en 1974, 1975, 1976, 2001, y la última en 2013.

Son los únicos dos equipos dentro de los ocho participantes de cuartos de final que levantaron La Orejona.

Ambos equipos cambiaron de timonel durante la presente y alargada temporada. La Ciudad Condal vio como Ernesto Valverde salió por Quique Setién, quien no parece tener la mejor de las químicas con las estrellas culé. Mientras que en Múnich al croata Niko Kovač no le alcanzó con la Bundesliga 18-19 y se tuvo que marchar para dar paso a Hans-Dieter Flick.

Para muchos “Hansi” Flick es un desconocido, pero fue la mano derecha de Joachim Löw en la selección teutona entre 2006 y 2014, cuando campeonizaron en el Mundial de Brasil. Fue además jugador del Bayern entre 1985 y 1990.

Los dos llegan liderados por delanteros en un excelente estado de forma: Leo Messi y Robert Lewandowski. El rosarino nos tiene acostumbrados a exhibiciones como la que sufrió el Nápoles la semana anterior, mientras que el polaco está en la mejor temporada de su carrera, con 34 goles en Bundesliga y 13 en la presente edición de la Champions.

Los dos goleadores llegan con hambre de triunfo: Messi con ganas de una Liga de Campeones más en su palmarés y el 9 bávaro deseoso de su primer trofeo continental.

Crisis continua, campeón eterno y morbo

Las similitudes acaban allí, ya que Barça y Bayern ha tenido temporadas diametralmente opuestas. Mientras los bávaros han conquistado por enésima vez el doblete doméstico de Bundesliga y Copa, los culés han tenido una temporada sumamente irregular, en la que quedaron detrás del Real Madrid en Liga y fueron eliminados en Copa del Rey por el Athletic de Bilbao.

El Bayern gobierna con puño de hierro en Alemania, con una racha de campeonatos que parece no tener fin, gracias a su gran estabilidad financiera y dirigencial.

Barcelona sin embargo vive temporadas convulsas bajo el mandato de Josep Bartomeu, con fichajes ruinosos que no dieron la talla con la casaca blaugrana, tales como el díscolo Dembelé, el francés Griezmann y el brasileño Coutinho, hoy por hoy a préstamo precisamente con el Bayern. Pese a ello, los culés ganaron ligas y copas en años recientes, gracias al innegable talento de sus estandartes como Messi, Busquets, Alba y Piqué.

El carioca Coutinho pone el primer morbo al partido de hoy. Una altísima inversión por parte del Barça, intentando paliar la marcha de Neymar, no dio frutos y ahora le buscan salida. Primero a préstamo con el Bayern y ahora se rumora interés por parte del Arsenal inglés. Con los alemanes no está siendo titular, ya que Müller y Gnabry le ganaron el puesto con asistencias y goles.

La segunda cuota de polémica viene del enfrentamiento entre los arqueros Ter Stegen y Manuel Neuer, quienes trasladarán sus roces en la selección alemana al choque en suelo lisboeta.

El capitán del Bayern y de Alemania ya no es el mismo que estuvo en el podio del Balón de Oro en 2014, pero no deja de ser líder y uno de los mejores en su puesto. Ter Stegen se ha consolidado en la meta blaugrana como uno de los cancerberos más fiables del mundo; y sabe lo que es ganar Champions.

El picante final viene de Thiago Alcántara, hispano-brasileño forjado en La Masía llamado a heredar los hilos del juego culé, pero que decidió seguir a Pep Guardiola a Múnich. Rumores lo colocan la próxima temporada en Liverpool, por lo que su último partido con el Bayern podría ser ante su antiguo equipo.

El partidazo del viernes, una final adelantada, enfrentará a dos equipos históricamente ofensivos, por lo que es de suponer que tendremos un marcador movido. Siendo a partido único y a puerta cerrada, cualquier escenario es posible.

Los culés se encomiendan a que Messi llegue inspirado, ya que el Barcelona combina momentos de brillantez con peligrosos baches sin intensidad, mientras los alemanes confían en que su equipo siga siendo un rodillo. El vencedor se enfrentará a Pep Guardiola y su City, o al sorpresivo Lyon de Rudi García.

Luis Daniel Rojas es hidrogeólogo de profesión, y aficionado ávido del análisis del fútbol, sus números y detalles.


Traducir artículo