CNE: alerta roja se aplicaría en todo el territorio cuando Costa Rica «pierda su capacidad hospitalaria»

Comisión Nacional de Emergencias señaló que en ese caso las medidas de restricción serían muy extremas

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: < 1 minuto

Ya son meses en los cuales los cantones pasan de alertas amarillas a naranjas, y viceversa. En días previos, las autoridades al mando de la crisis sanitaria explicaron cuatro tipos de alertas: verdes (ningún territorio del país), amarillas, naranja, y rojas.

Alexander Solís, presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), indicó que se trabaja arduamente para evitar llega a la alerta roja. ¿Cómo se llegaría a esto?

«Cuando el país pierde su capacidad hospitalaria para atender pacientes, tanto en salón como en UCI, es cuando se establece la alerta roja. Es el escenario al cual no queremos llegar», detalló Solís esta tarde ante consulta de El Observador.

Eso sí, la alerta roja se trabajaría en la totalidad del país, y no por cantones, porque se contemplaría la capacidad total de toda la red hospitalaria a nivel nacional.

Solís enfatizó que cuando inicia una fase de apertura, las medidas de protección son clave.

«Las medidas que se tendrían que tomar en una alerta roja son medidas prácticamente muy extremas; tendríamos que limitar completamente el contagio porque ya no tendríamos capacidad para que las personas sean atendidas», agregó el CNE.

Los objetivos para no llegar a este escenario incluyen precisar los criterios en los cantones bajo alerta naranja, para que cuando aumente el riesgo se puedan generar alertas anticipadas.

Las alertas sindrómicas, bajo las cuales están 51 distritos, comenzarían entonces a trabajar más fuerte en aplicación de medidas de mitigación y hacer llegar esta información a nivel de barrios y comunidades.

OBSERVE MAS: ¿Por qué y cómo se declara una alerta por COVID-19 en los cantones de Costa Rica?


Traducir artículo

El periodismo me acerca a las realidades más puras y crudas de la sociedad. Mi único deseo es proyectar esa información a través de las letras e ir cambiando al mundo una nota a la vez.