Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Ana Cristina Gutiérrez para El Observador

Si muchos de nosotros pensáramos cada día en la salud digestiva, seríamos más conscientes de lo que comemos para alimentar adecuadamente nuestro sistema digestivo. El sistema digestivo hace un gran trabajo cada día: rompe los alimentos desde que los masticamos hasta que se absorben en nuestro cuerpo.

El cerebro y sistema digestivo están en constante comunicación, por eso, dependiendo de lo que comamos, nuestro cerebro nos alerta si quedamos con hambre o, bien, si comimos lo suficiente.

Componentes importantes del sistema digestivo

  • Uno de los componentes más importantes del sistema digestivo es una ingesta adecuada de fibra. Sin embargo no todas las fibras tienen la misma función, por eso hablamos que existe la fibra soluble e insoluble, las cuales contribuyen ambas en formas diferentes.
  • La fibra insoluble absorbe agua y da consistencia. Ésta se encuentra en los vegetales y en los granos integrales.
  • La fibra soluble, la cual se encuentra en frutas como manzana, naranja, avena y leguminosas, da movilidad y ayuda al movimiento en el intestino. Esta tiene una función prebiótica, la cual aumenta las bacterias positivas en el tracto digestivo.

Ejercicio y reducción de estrés

El ejercicio físico regular apoya al sistema digestivo. Durante el ejercicio, los músculos se contraen y sus fibras musculares tienen contracciones que estimulan el movimiento, Asimismo, el ejercicio se conoce como un reductor de estrés el cual afecta positivamente la salud digestiva.

Su salud digestiva depende en gran manera de su salud mental. Cuando usted se ve afectado por el estrés y ansiedad, su cerebro envía una señal a su estómago o intestino y de ahí los efectos secundarios que podría experimentar: dolor de estomago, estreñimiento, diarreas o bien indigestión.

Por lo tanto, concluimos que la dieta y el estilo de vida juegan un papel importante para su salud digestiva. Una dieta que incluya suficiente fibra (20-25 gramos al día), proveniente de frutas, verduras, leguminosas y granos integrales, junto con una buena hidratación y ejercicio, le garantizarán una salud digestiva sana, una adecuada absorción de nutrientes y un buen estado de salud. Así que nunca esta de más retomar la buena alimentación, dejar viejos y malos hábitos y cambiar su estilo de vida a uno mejor para poder tener calidad de vida y menos padecimientos crónicos.


Traducir artículo