Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Natalia Calderón para El Observador

El abuso sexual es otra de las formas de violencia infantil. Es una maldad que lamentablemente viven muchos niños y niñas en todas las esferas sociales.

Los niños son responsabilidad y compromiso de todos. Nuestra gran misión es prevenir.

Recomendaciones de prevención

Realizar reuniones familiares una vez a la semana, en las cuales se digan cumplidos o se den agradecimientos. Planear actividades familiares, buscar juntos soluciones a una situación determinada, compartir un postre o algo especial. Eso creará un lazo de confianza y unión familiar fundamental en la vida.

Pasar tiempo juntos (tiempo especial), para trabajar el vínculo entre padre e hijo/madre e hijo. Ayudará al niño a sentirse valioso y perteneciente. Con menores de 2 a 6 años, pueden ser unos 10 minutos al día. Con los de 7 a 12 años: 30 minutos por semana. Y para los hijos de 13 años en adelante: una vez al mes hacer algo juntos. La cita es fija.

Supervisar las pantallas de nuestros hijos (redes sociales, celulares, etc.), brindar acompañamiento, supervisión y establecer límites.

Es fundamental leer cuentos y compartir historias sobre la confianza. Hablar sobre qué significa la confianza, qué es confiar. En quién confiar.

Hablar de los secretos. Qué es un secreto. Con quién puedo tener secretos. Cuáles son los secretos que podemos guardar. Es necesario que los niños poco a poco vayan aprendiendo y confiando que a mamá o a papá le puedo contar todos los secretos siempre. Contarles a mis padres, cuándo alguien me pide guardar algún secreto.

Recursos visuales

Trabajar con muñecos y/o imágenes para entender la diferencia entre las partes del cuerpo que pueden visibilizarse de forma pública (como los brazos); y las partes del cuerpo privadas (las que no comparto con nadie, solo en ciertas ocasiones con mi mamá, papá o esa persona a cargo del niño).

Llevar el mensaje que lo que se tapa con el vestido de baño nadie lo debe tocar, ni mirar; es mío y me pertenece. Solo mi mamá o persona encargada del cuido del niño en ciertos momentos.

Creer en el niño es fundamental. El amor a los hijos debe ser incondicional. Te amo en todo momento, a pesar de todo. Aunque tengas una baja calificación te amo. Así que siempre voy a creer lo que me digas.

Eso es fundamental para un niño, saber que es amado en forma incondicional y que confían en él. Es necesario en forma frecuente decirle al niño: «siempre voy a creer lo que me digás, confío plenamente en vos».  

Tener claridad de cuáles personas pueden estar cerca de nuestros hijos y cuidarlos. Los hijos son nuestro más grande tesoro y cómo tal deben de protegerse y cuidarse.

Siempre debe haber un adulto responsable (y de plena confianza de sus padres) a cargo del niño. No se trata de sobreproteger, se trata de proteger.

Palabras claves en la prevención del abuso sexual: vínculo, confianza, protección, supervisión, acompañamiento, tiempo especial, reuniones familiares.

Natalia Calderón es Neuropsicopedagoga y Entrenadora Disciplina Positiva
Instagram: @natcela
Facebook: Psicopedagoga Natalia Calderón
Tel: 2263-2116
Whatsapp: 8443-9206


Traducir artículo

PUBLICIDAD.