Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Adriana Berty para El Observador

¿Cuántas veces podríamos pillar a uno de nuestros colegas haciendo algo bueno por lo cual pudiéramos hacerle un reconocimiento?

Durante nuestra jornada de trabajo tenemos varias oportunidades para reconocer y mostrar nuestro aprecio a nuestros colegas. Podemos reconocerles por ayudarnos a terminar una tarea, por clarificarnos una situación de negocio que no comprendíamos, por la resolución de un pago y muchas otras actividades. ¿Más sacamos el tiempo y reflexionamos que esto puede ser hecho fácilmente?

El brindar un reconocimiento o mostrar aprecio en las organizaciones de hoy en día no es un hábito. Está demostrado que si se hace con frecuencia mejora la salud organizacional y el trabajo en equipo. Hacerlo es una habilidad que deberá ser desarrollada en las organizaciones y de ser practicada para que se haga de forma fácil y natural.

Una forma sencilla para dar reconocimiento es reflexionar sobre aquellos colegas que aprecia, o el jefe que admira, recordar historias con estos colegas/jefes que sean significativas para Usted.

Y, conforme reflexiona, piense también en las cualidades especiales que ellos poseen. Y cuando haya terminado la reflexión, acérquese a su colega y dele ese reconocimiento.

Otra forma de practicar dar reconocimiento es hacer un listado por lo que Usted está agradecido en ese día, esto le dará ideas de situaciones, momentos y personas que pudiera reconocer.

Recientemente fui invitada a participar en una reunión de Servicio al Cliente. En esta reunión, la Gerente del área quería hacer un reconocimiento público a una de sus representantes de servicio al cliente. La Gerente se lució en su reconocimiento diciéndole “Lo que reconozco de Usted es su profesionalismo y su dedicación constante a este proyecto. Su compromiso y atención al cliente hicieron que este proyecto fuera exitoso”.

El cliente se había encargado de llamar a la Gerente para elogiar el trabajo y profesionalismo de la representante.

Si ustedes hubieran estado ahí, habrían notado cómo el nivel de energía y entusiasmo de la sala cambió, así como la cara iluminada de satisfacción y gratitud de la colaboradora.

Tal cual lo indico arriba, reconocer y apreciar el buen trabajo de otra persona, marca una diferencia en la actitud y desempeño de los colaboradores en una organización.

El reconocimiento es una herramienta que tiene un gran poder y que fuertemente arraigada trae grande beneficios y productividad a las organizaciones.

Adriana Berty
Ejecutiva en recursos humanos, administradora de empresas y especialista en desarrollo gerencial.
Email: [email protected]


Traducir artículo

PUBLICIDAD.