Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Tannia Moya para El Observador

Dudé mucho si escribir o no sobre este tema, pero me decidí a hacerlo porque me parece que es de sobra conocido, pero no siempre de sobra practicado.

Personalmente creo que la inteligencia emocional es esencial en la vida. Si lo analizamos con calma, es un tema que nos afecta directa e indirectamente, tanto en nuestro ámbito personal, familiar, como laboral. Al final incide en nuestra capacidad de ser felices. Una persona con alta inteligencia emocional no permite que nadie le robe su paz interior.

En pocas palabras la inteligencia emocional es la capacidad que tenemos cada uno de nosotros de percibir, comprender, expresar y gestionar nuestras emociones. Cuanto más hábiles seamos para manejarlas y expresarlas, mejor entenderemos las emociones de los demás y podremos desarrollar mayores habilidades de comportamiento social.

Daniel Goleman, psicólogo, periodista y escritor estadounidense, señalado por algunos como el padre del concepto de la inteligencia emocional, afirma que una persona pueda destacarse en su trabajo – y yo agrego en la vida – si cuenta con algunas características esenciales como: autoconciencia emocional, autocontrol, adaptabilidad, orientación al logro, visión positiva, empatía, conciencia organizacional, influencia, orientación y tutoría, manejo de conflictos, trabajo en equipo y liderazgo inspirador.

Cultivar la inteligencia emocional

La buena noticia es que la inteligencia emocional se puede desarrollar y aumentar, así que hoy les compartiré tres consejos básicos para lograrlo.

  1. Conocerse a sí mismo es esencial
    • identifique sus emociones y sentimientos
    • descubra qué le afecta, qué le provoca, qué lo calma o inquieta
    • aprenda a controlar su carácter.
  2. Analice antes de actuar y oriéntese al logro
    • piense si su reacción ante una situación determinada, va a mejorarla o empeorarla
    • recuerde que no todo es personal
    • valore si lo que va a hacer o decir lo acerca o aleja de los logros que desea alcanzar; tanto de manera individual, familiar o en su equipo
  3. Desarrolle la empatía
    • entendida como la capacidad de escuchar a los otros, de sintonizar con sus necesidades y sentimientos. Goleman dice que la empatía es algo que toma tiempo y aconseja ponerse en los zapatos de los demás
    • trate de comunicarse de manera clara y efectiva, cuidando sus gesticulaciones y su tono de voz.

Créame, por experiencia propia le puedo decir que le ayudará a sentirse mejor consigo mismo, pero también le dará mucha paz a quienes le rodean.  Definitivamente es un ganar/ganar.

Para terminar tome en cuenta que, hoy día se sabe, las personas más resilientes son quienes tienen mayor equilibro emocional. Les permite soportar y sobrellevar de mejor forma situaciones de estrés y presión; como las que hoy estamos viviendo. ¡Así que manos a la obra, vale la pena desarrollarla!


Traducir artículo