Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

El proyecto de «Agua Caliente Eco-Solar» de la empresa Cargill redujo significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero y transformó el uso de la energía en los procesos internos de su planta.

La multinacional del sector alimenticio implementó 40 paneles solares, los cuales recolectan la energía solar para transformarla en energía térmica. Así logró evitar el uso de 24 mil litros de diesel en el primer año de funcionamiento del proyecto.

Los colectores o paneles solares combinan la energía del sol con calentadores que funcionan con gas LP, con una capacidad de calentamiento de 10.000 litros de agua. De este total, 8.000 litros se calientan gracias al proyecto y los 2.000 restantes con gas LP. El líquido es necesario en procesos industriales de la planta.

Además con esta tecnología, se evitó la emisión de 65 toneladas de dióxido de carbono durante su primer año. El proyecto arrancó en agosto del 2018.

Cargill destacó que busca tomar medidas para proteger la naturaleza, minimizar la generación de contaminantes y aprovechar de una manera más adecuada los recursos naturales.

El gerente general de la empresa, Francisco Chaves, comentó que aunque la empresa ha venido creciendo, se comprometen a que las emisiones continúen disminuyendo.

«Para alcanzar esta meta, necesitaremos innovar y adoptar prácticas eficientes en nuestra operación, en cuanto al uso de energía», concluyó.

Esta es una parte del proyecto «Agua Caliente Eco-Solar» de la empresa. (Cargill)

OBSERVE MÁS: Empresas y usuarios de energía solar: tope del 15% por circuito es arbitrario


Traducir artículo

PUBLICIDAD.