Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Estuve tomando en cuenta sus inquietudes y me detuve a pensar en el tema que quería tratar, y me dije ¿Cómo vamos a seguir hablando de la sexualidad si no hemos hablado de lo básico? 

¿A que me refiero? Partimos de un hecho básico, somos seres afectivos, nacimos para el amor. Necesitamos de él y sin amor moriríamos, entonces, ¿qué significa el amor en la vida de los seres humanos y en su desarrollo sexual? Y agregaría ¿Qué significa el amor para todos los seres vivos de la Tierra? 

Los seres humanos nos comunicamos por vía afectiva, es decir son los sentimientos los que van a dirigir, a retribuir y a sanar nuestro ser erótico y espiritual. De una forma simple se dice que tenemos dos formas de manifestar los sentimientos, una por la vía que denominan los sentimientos de Luz Roja que son: el miedo, la tristeza y la ira; y los sentimientos de Luz Verde: la alegría y todas sus manifestaciones. En idioma vial: la luz roja significa detenerse, eso es que cuando pasemos más de un día enojados, o con miedo o con tristeza, deberíamos detener nuestra carrera loca y comenzar a meditar acerca de lo que estamos sintiendo, es decir comenzar a vivir valores que son los que van a dar una salida saludable al estado de ánimo.

¿Y esto qué significa?

Eso significa asumir, ser conscientes de lo que sentimos y eso no todo el tiempo se logra, por lo general escondemos nuestros sentimientos, evitamos que nosotros y por supuesto los otros siquiera noten que estamos sintiendo. Eso no es “madurez”, eso conforme vamos “creciendo” lo vamos olvidando. Me refiero a la capacidad de distinguir lo que siento, lo escondemos detrás de un “estoy estresado”, “me siento culpable”.

¿Qué es estrés?

Muchos autores se atreven a decir que el estrés es miedo, miedo a fallar, a no poder cumplir, a no saber cómo hacer algo. ¿Y que hay del me siento culpable? Pues probablemente ira o miedo, o quizás tristeza ¿Quién lo sabe? Para poder entender todo esto hay que desacomodarse. Comenzar a construir nuevas formas de tratar de entender mi propia vida. No hay referentes, los debemos construir, por eso nos preguntamos si el amor entra en todo esto, y no lo quise poner como sentimiento de luz verde, que significa un estado de bienestar porque es más que eso.  

¿Donde entra el amor?

Para eso, y como el tema que tocaba iba dirigido a la sexualidad adulta, y como caído del cielo me llegó una historia que lo dice claramente, y que, por supuesto puede ser dirigido a cualquier relación entre seres vivos, y dice así:

“Un esposo fue a visitar a un sabio consejero y le dijo que ya no quería a su esposa…  el sabio lo escuchó …. lo miró a los ojos y solamente le dijo una palabra: ÁMELA … luego se calló.  Pero es que “ya no siento nada por ella” … ÁMELA, repuso el sabio.  Y ante el desconcierto del señor, después de un oportuno silencio, el sabio agregó lo siguiente:  AMAR ES UNA DECISIÓN, no un sentimiento, AMAR ES DEDICACIÓN Y ENTREGA. AMAR es un verbo y el fruto de esa acción es el AMOR. El AMOR es un ejercicio de jardinería: arranque lo que hace daño, prepare el terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide. Esté preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvia, más no por eso abandone su jardín.  AME A SU PAREJA, es decir, ACÉPTELA, VALÓRELA, RESPÉTELA, DELE AFECTO Y TERNURA, ADMÍRELA Y COMPRÉNDALA. Eso es todo.  ÁMELA.”

¿Y, qué más tenemos que decir?

Si vamos a construir nuestras vidas, nuestra sexualidad, si vamos a educar, a guiar, sin una decisión de Amar … ¿de que servirá? Eso es para todos los niveles, construir la sexualidad es comenzar a sacar y sanar lo que hace daño o hizo daño, es comenzar a preparar el terreno, pero en otro canal, con una comunicación afectiva y efectiva, sanando nuestras historias, buscando respuestas, viviendo valores, ¿Qué son valores? Palabra trillada pero viva en cada forma de resolver nuestros problemas, los valores los hemos aprendido en la historia de nuestra vida y unos serán valores buenos y otros antivalores que no nos llevan a ningún lado. Y una sexualidad sin estos ingredientes no es más que un acto mecánico, y una educación para la sexualidad sin componentes afectivos no es más que información que pasa y no queda en lo profundo del SER. 

Entonces ¿existe el amor?

Existe: si tomas la decisión de AMAR

Margarita Murillo es psicóloga y master en sexualidad clínica. Autora del libro: Cómo enseñar sexualidad
Web: http://sexoamoryvida.com/
Correo: [email protected]
Instagram: @margaritamurillo
Facebook: Margarita Murillo Sexóloga


Traducir artículo