Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

(Nueva York, Estados Unidos) El comisionado de las Grandes Ligas de béisbol (MLB), Rob Manfred, insistió el sábado en que “no hay razón” para suspender la temporada a pesar de los crecientes contagios de coronavirus en jugadores, que forzaron la suspensión de más juegos este fin de semana.

A 10 días del arranque de la campaña, seis de los 30 equipos de la MLB tienen sus partidos suspendidos este sábado.

Sin embargo, el comisionado Manfred reiteró su confianza en que la temporada pueda continuar y pidió un mayor compromiso a los jugadores para protegerse del virus.

“No hay razón para abandonar ahora”, dijo Manfred a ESPN. “Los jugadores deben ser mejores, pero no soy un desertor en general y no hay razón para abandonar ahora. Hemos tenido que ser fluidos, pero es manejable”.

La MLB está reprogramando a diario su calendario debido a la aparición de casos en tres equipos: los Marlins de Miami, los Filis de Filadelfia y los Cardenales de San Luis.

El brote en los Cardenales es el que más preocupación genera en este momento. Su juego del viernes fue aplazado después de que dos peloteros del equipo de San Luis dieran positivo por COVID-19.

Este sábado, las pruebas rápidas aplicadas al resto de la plantilla “indicaron que un jugador adicional de los Cardenales y varios empleados podrían ser positivos”, dijo la MLB en un comunicado.

Ante esta situación, la MLB pospuso el juego del sábado entre los Cerveceros y los Cardenales y, según ESPN, también aplazará la doble-cartelera del domingo entre los mismos equipos.

Los Cardenales se encuentran en este momento en cuarentena en un hotel de Milwaukee.

La MLB ya había suspendido todos los juegos de esta semana de los Marlins, que suman 18 peloteros y dos entrenadores contagiados, y los Filis de Filadelfia, con dos empleados.

En su reprogramación del sábado, la MLB confirmó el regreso a la competición de los Filis, el lunes ante los Yankees de Nueva York, y los Marlins, el martes ante los Orioles de Baltimore.

Cain y Rodríguez, nuevas bajas

La temporada regular de las Grandes Ligas, que comenzó con cuatro meses de retraso y un calendario reducido de 162 a 60 partidos, debe concluir el 27 de septiembre para dar paso a los playoffs.

Pero la lista de jugadores que están renunciando a jugar por los riesgos del coronavirus sigue creciendo. El último en sumarse fue este sábado el jardinero central de los Cerveceros Lorenzo Cain, de 34 años y ganador de un Guante de Oro en 2019.

“Apoyamos la decisión de Lorenzo y extrañaremos su talento en el terreno y su liderazgo en el clubhouse” dijo en un comunicado el presidente de operaciones de béisbol de los Cerveceros, David Stearns.

Este sábado también se confirmó que el lanzador venezolano Eduardo Rodríguez, de los Medias Roja de Boston, será baja en lo que resta de temporada por un problema cardíaco que podría estar vinculado con el coronavirus.

Rodríguez “no volverá a la acción esta temporada a la luz de su diagnóstico de una condición cardíaca llamada Miocarditis que puede haber resultado de su combate con la COVID-19 el mes pasado”, dijeron los Medias Rojas en un comunicado.

El lanzador zurdo, de 27 años, padeció COVID-19 a principios de julio. Días después se incorporó a los entrenamientos pero volvió a retirarse después de que se le detectara el problema cardíaco.

Expertos médicos han puesto en duda que las Grandes Ligas, que declinaron organizar una única sede “burbuja” como la NBA o la MLS, puedan garantizar la seguridad de la competición con los equipos viajando y jugando casi a diario por Estados Unidos, un país donde la pandemia de coronavirus está en expansión con más de 4,6 millones de contagios y más de 154.000 muertes.


Traducir artículo