Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

La iniciativa Colab.cr (Diseño Colaborativo de Costa Rica) ha reunido a 614 participantes incluyendo empresas e investigadores, para contribuir a suplir las necesidades de equipo de la autoridades de salud para atender la emergencia de COVID-19.

La iniciativa intenta lograr un autoabastecimiento con tiempos de respuesta más rápidos y costos más bajos con la fabricación local de batas impermeables, mascarillas quirúrgicas y ventiladores mecánicos.

“Nace como una iniciativa a partir de la avalancha de ofrecimientos de ayuda por parte del sector privado y académico nacional que hace que nos sentemos y reunimos en este momento a mas de 600 miembros”, explicó Luis Adrián Salazar, ministro de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) este jueves durante la conferencia de prensa.

Entre las donaciones que se coordinan están fondos para el proyecto de prueba de detección de COVID-19 de bajo costo, basada en PCR (reacción en cadena de polimerasa), en conjunto con la Universidad de Costa Rica (UCR), el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) y el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa), según Salazar. 

La competencia entre los países para conseguir estos productos así como las pruebas para detectar el virus, han dificultado su compra en el mercado internacional.

OBSERVE MÁS: Gobierno pide apoyo a empresas para producir insumos de protección para personal de salud

Proceso

La Caja también ha recibido donaciones de caretas y otros insumos de protección, como estas de la empresa privada. (CCSS)

Cuando se identifique una idea o una necesidad, a través de Colabcr se convocará a un grupo para trabajar en los prototipos con impresoras 3D o el equipo requerido para generar un insumo.

El prototipo pasaría a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para determinar si cumple con los estándares.

Una vez lograda esa aprobación, se coordinaría la producción a través de la Coalición de Iniciativas para el Desarrollo (Cinde), la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), para identificar las empresas dispuestas a brindar apoyo con capital humano, así como donación y producción de insumos y equipamientos.

La comunidad Colab.cr ya ha fabricado en tecnología 3D más de 400 caretas de protección facial que se han donado a la CCSS. Continúan trabajando con el fin de apoyar a las necesidades de las autoridades de salud, según Salazar.

La iniciativa ya cuenta con 12 centros de investigación, tres universidades, 57 empresas, una institución pública, una ONG, así como laboratorios de innovación y personas individuales. Entre los registrados se han identificado 112 centros de producción.

Las empresas y personas que quieran colaborar se pueden unir a través de la página de Colab.design.cr.

https://www.facebook.com/luis.adrian.salazar/videos/vb.1009891328/10219831194502858/?type=2&theater

OBSERVE MÁS: Costa Rica ordenó 150 mil pruebas de coronavirus pero reporta largos tiempos de espera en mercado internacional

Fondo para proyectos innovadores

El Micitt también anunció un programa de ¢780 millones para financiar acciones en innovación, ciencia y tecnología con el fin de luchar contra COVID-19 con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La primera convocatoria se abrió este 16 de abril dentro del Programa de Innovación y Capital Humano para la Competitividad (PINN). Este programa cuenta con una inversión de hasta ¢712 millones, con un monto máximo para adjudicar por proyecto  de ¢142 millones y un plazo máximo de ejecución de 12 meses.

Adicionalmente el Fondo de Incentivos abrirá el 15 de mayo una convocatoria por un monto de hasta ¢79 millones para apoyar la investigación en temas relacionados con el coronavirus.

OBSERVE MÁS: Cooperativa dona 300 protectores faciales a hospitales en emergencia por coronavirus

Donaciones aportadas

Entre los resultados obtenidos por Colab.design.cr hasta la fecha están:

  • el Instituto Clodomiro Picado obtuvo financiamiento por ¢35 millones por parte de Consejo Nacional para Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Conicit) para iniciar el desarrollo de un posible tratamiento contra la pandemia
  • el Centro Nacional de Innovaciones Biotecnológicas (CENIBiot) trabajará en el desarrollo de una prueba de detección de bajo costo, basada en PCR (reacción en cadena de polimersa), en conjunto con la UCR, el TEC e Inciensa
    • ya obtuvo financiamiento por $50.000 por parte del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
  • universidades estatales y otras entidades desarrollan prototipos de ventiladores


Traducir artículo