Jerarca del ICE fustiga metodología de tarifas de Aresep - El ObservadorCR

Jerarca del ICE fustiga metodología de tarifas de Aresep

10/05/2019 12:06

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Irene Cañas, presidenta ejecutiva del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), aseveró el miércoles que los contratos con los generadores de electricidad privados son uno de los principales componentes que inciden en la tarifa eléctrica y atacó la metodología utilizada para calcularla.

La jerarca inclusive calificó de “nefasta” parte de la metodología tarifaria aprobada por la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep) en el 2015, aduciendo que ha fomentado una “distorsión” en la opinión pública, en torno a los aumentos solicitados por a entidad reguladora.

Sus declaraciones se dieron durante una actividad promovida por el grupo “Pro Costa Rica”, el cual se define como una organización no gubernamental y sin fines de lucro.

En la reunión, Cañas aseguró que durante los últimos meses le han solicitado a la Aresep mayor flexibilidad a la hora de renegociar los contratos vigentes con las empresas de generación privada.

“Renovar estos contratos no es negocio para nadie. Ni para el ICE ni para los usuarios finales. Por otro lado tenemos a los inversionistas de estas plantas encima tratando de renovar estos contratos”, indicó.

La presidenta ejecutiva explicó que, de acuerdo a la Ley de Generación Privada, es la Aresep la entidad que está obligada a fijar los precios para esos contratos.

Polémica metodología

Cañas criticó la metodología tarifaria del ente supervisor por considerar que afecta la percepción sobre el Instituto.

“Me pone varias reglas del juego, que son las que hoy por hoy nos están impactando en lo que sucede con la tarifa. Porque todos los que están aquí sentados y todos los que están afuera, perciben que el ICE solo pide aumentos tarifarios”, dijo.

Irene Cañas, presidenta ejecutiva del ICE, tildó de nefasta la tarifa base estipulada en la metodología aprobada por la Aresep, en el 2015. (Marco Marín)

Cañas aseguró que los dos mayores problemas de este método son que, por un lado, le exige a la institución hacer una solicitud ordinaria todos los años, “aunque no lo necesite”.

Por otro lado, el procedimiento establece una tarifa de referencia sobre la cual se tiene que hacer la solicitud. Según la jerarca esta base no toma en consideración varios proyectos que entraron a operar posterior al 2015.

“En mi opinión eso es nefasto porque nunca voy a lograr presentar una solicitud tarifaria menor a ¢2000”, dijo Cañas.

El otro inconveniente -a su juicio- es que introduce una liquidación para los generadores de energía. La jerarca explicó que este tema ha sido interpretado por la opinión pública como otro aumento.

Apoyo presidencial

Este jueves el presidente, Carlos Alvarado, se refirió a las declaraciones de Cañas y aceptó que aún falta mucho por hacer con la Aresep.

“He pedido tarifas competitivas, ciertamente se debe trabajar con la Aresep para lograrlo efectivamente.

“Hay que entender que es un órgano que tiene su legislación y lo que nos toca es entrar en cierto procesos de diálogo, de construcción, de busqueda de opciones para dar esas soluciones. ¿Falta más? Si, falta mucho más”, declaró Alvarado en un encuentro con la prensa.

Etiquetas:
Marco Marin

Las experiencias trascienden a los resultados. Tomar el camino menos transitado siempre hace la diferencia y los errores duelen menos cuando seguimos nuestro instinto. En lo periodístico, las palabras solo son herramientas pero, utilizadas adecuadamente, dan sentido a nuestras vidas. En síntesis, ajusten su cinturón de seguridad y disfruten el viaje.

  • 1

Puede que te interese

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

continuar leyendo
Estados Unidos y China van a continuar el viernes sus negociaciones para intentar sellar un acuerdo comercial, a la sombra del aumento de aranceles que acaba de entrar en vigor y amenaza las pláticas.
El fallo del Tribunal Contencioso Administrativo que dio la razón al sector bancario sobre la disputa que mantenía con la Dirección General de Tributación no beneficiará -al menos en su totalidad- a los bancos públicos del país.