Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Gran parte de la población costarricense se ha apegado al llamado de mantenerse en casa y aplicar el tan mencionado “distanciamiento social”. Además de una higiene apropiada, es la primera instrucción básica para lograr una curva lineal – un menor crecimiento de casos – en la atención por la COVID-19 en nuestro país.

Sin embargo es importante reconocer que el distanciamiento físico es diferente al social.

El presidente del Colegio Profesional de Psicólogos, Óscar Valverde, indicó que el concepto de distanciamiento social parece un poco inadecuado o impreciso, porque puede convocar a la sensación de que vamos a aislarnos de la gente.

“Lo que la medida de prevención requiere es una toma de distancia física para cortar las cadenas de transmisión del virus. Pero no una ruptura de los vínculos, o lazos sociales, que es la parte que consideramos debe asegurarse”, detalló el psicólogo.

Si bien no debemos acercarnos a la gente querida, es importante entender que ese distanciamiento físico debemos abordarlo sin que necesariamente represente lejanía emocional o vincular.

Valverde resaltó que la gente con la que no compartimos el hogar, y por consiguiente no deberíamos de visitar, siguen siendo muy importantes para la estabilidad emocional y mental de las personas.

“Con ellas podemos establecer un vínculo mediante las herramientas virtuales que tenemos a nuestra disposición”, afirmó.

OBSERVE MAS: Unión Médica pide cuarentena obligatoria de 14 días, Ministro dice que se contemplará si es necesario

Recomendaciones durante la crisis

Menos personas están saliendo a la calle y también se disminuyeron las visitas sociales. (Alonso Solano/El Observador)

El psicólogo aconsejó incluir dentro de la nueva rutina diaria, la posibilidad de conectarse virtualmente, con la gente que acostumbraba a visitar en persona durante la semana.

“Pónganse de acuerdo, júntense a compartir una hora de charla, o tomarse el cafecito cada uno desde su casa, porque efectivamente en momentos como este la necesidad de sentirnos vinculados es realmente importante”, determinó Valverde.

Además recordó que la salud mental es multidimensional. Para poder cuidarla se requieren de varios hábitos. Hacer algún ejercicio que no requiera, específicamente, tener que salir a la calle, desde tutoriales virtuales hasta baile improvisado en la sala. Mantener espacios de ocio pero también tener espacios productivos.

“Estar pensando sólo en el virus nos agobia profundamente y hace que crezca nuestra ansiedad por estar pensando qué va a pasar en el futuro. Si nos mantenemos ocupados haciendo cosas que nos gusten y nos equilibran el estado emocional, nos ayuda a manejar el distanciamiento físico de una mejor manera”, concluyó.

OBSERVE MAS: La crisis por la emergencia del COVID-19: ¿Qué hacemos mientras termina el aislamiento?

Medidas del Ministerio de Salud

Como parte del distanciamiento físico que se amerita para evitar el contagio masivo de la COVID-19, el Ministerio de Salud ha publicado una serie de lineamientos y protocolos a seguir:

  • una distancia prudencial entre personas de al menos 1,8 metros
  • el correcto lavado de manos con 30 segundos de duración
  • el protocolo de la tos y el estornudo con la parte interna del codo
  • no tocarse la cara sin haberse lavado las manos antes
  • mantenerse en sus casas y salir solamente a lo necesario
  • atender y cuidar a los adultos mayores para verificar que no les falte nada

OBSERVE MÁS: Costa Rica reporta 330 positivos con COVID-19, 16 más que ayer


Traducir artículo

El periodismo me acerca a las realidades más puras y crudas de la sociedad. Mi único deseo es proyectar esa información a través de las letras e ir cambiando al mundo una nota a la vez.