Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Francisco Soto para El Observador

De acuerdo con un informe de Deloitte 2019 Global Human Capital Trends, los “supertrabajos” son aquellos puestos surgidos del progreso tecnológico en las organizaciones a consecuencia de la Cuarta Revolución Industrial. Pero la crisis de COVID-19 vino acelerar esta tendencia.

Vivimos un mercado laboral incierto, que está iniciando una era de transformación con una sociedad que debe enfrentar importantes desafíos económicos, sociales y ambientales. Las organizaciones están más pendientes de los cambios internos y externos para sobrevivir.

El talento es un factor vital para determinar el éxito o el fracaso en esta nueva era COVID-19, cada vez más compleja. Apostar por las personas es necesario, ya que son los que darán respuesta a los desafíos que el nuevo contexto nos presenta.

Llegaron las supercompetencias

Si algo hemos aprendido este año en especial por COVID-19, es la importancia de la habilidad para adaptarnos a los imprevistos o la gestión de crisis. Muchas organizaciones han descubierto que su personal demuestra cada día más o mejores habilidades que no realizaba en su trabajo antes de la crisis, pero que han sido importantes para que la operación continúe, algo fundamental, teniendo en cuenta que estos imprevistos van a ser cada vez más frecuentes.

Las supercompetencias no se refieren a la aparición de nuevas habilidades que antes se desconocían, si no las competencias en determinados puestos de trabajos en los que antes no eran necesarias o no se demostraban.

Ahora vemos en los restaurantes a los saloneros haciendo entregas de pedidos a domicilio; los profesionales en acondicionamiento físico ofrecen clases grupales virtuales; estilistas implementando medidas de bioseguridad; etc.

Vinieron para quedarse

Las supercompetencias son un rediseño o reciclaje laboral. Son el resultado de la necesidad rápida a la adaptación, una vez que se demuestran no se pueden eliminar. Se han adquirido mediante la formación y experiencia, pero estas aptitudes se demuestran en momentos de alta incertidumbre.

Actualmente los líderes de las organizaciones deben saber identificar las nuevas aptitudes en las personas que dan la milla extra para invertir en ellos.

Según el Foro Económico Mundial la educación es y seguirá siendo fundamental para promover el crecimiento económico inclusivo y ofrecer un futuro de oportunidades para todos. Según su informe sobre el futuro del empleo, al menos el 54% de todos los empleados necesitarán volver a capacitarse y mejorar sus habilidades para el año 2022, debido a los cambios tecnológicos, ambientales y ahora por la crisis actual.

Las supercompetencias no son una moda, es la forma de vivir y diferenciarse de muchas personas en esta era. El desarrollo de competencias laborales orientadas al futuro, es ahora más crítico que nunca.

¿Estamos prepararnos para identificar o demostrar estás supercompetencias?


Traducir artículo