Paisajes inéditos de una ciudad quieta por el confinamiento social

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Transcurrieron ya 37 días desde que se anunció el primer caso confirmado del nuevo coronavirus en el país.

Podrá parecernos que ha pasado una eternidad o que fue tan solo fue ayer. Lo cierto es que la vida, la rutina de todos los costarricenses cambió a partir de ese viernes 6 de marzo.

Ya habíamos visto, leído lo que pasaba en otras latitudes y el momento de experimentarlo en carne propia llegó.

Primero, algunos por prevención tomaron sus propias medidas, luego, poco a poco, con la declaración de emergencia nacional llegaron la suspensión de clases, la restricción de tránsito, el cierre de locales y la población comenzó silenciosa, su confinamiento social.

Las calles se han ido quedando vacías, sin faltar por supuesto, aquellos, siempre dispuestos a romper la norma por rebeldía absurda o necesidad.

La soledad afuera, conmueve y angustia o puede a otros llenar de paz.

Algunas, quizás, detrás de sus ventanas se interrogan qué pasará cuando volvamos a caminar con libertad.

La angustia es por una emergencia de salud pública que amenaza con quitar muchas vidas y por las terribles consecuencias económicas que amenaza con empobrecer a muchos más.

Las imágenes, a veces, parecieran sacadas de una película de ficción.

Atrás quedaron las prensas, el ruido ensordecedor de alto tráfico.

Para dar paso a ciudades calmas.

Mientras se mira el reloj pasar, con la esperanza de que todo volverá a la normalidad.


Traducir artículo