Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Natalia C. Alfaro para El Observador

Como propulsora de las habilidades 2030 y STEAM coach tengo una dicotomía en mis emociones, por un lado veo con mucha cautela e incluso un poco de recelo la metodología con la que se están impartiendo forzosamente, en esta coyuntura del coronavirus, los programas virtuales tanto en centros educativos, academias y cursos para profesionales.

Noto muchas improvisaciones, réplicas de modelos no testeados a la realidad de su nicho de alumnos y tomándose muy a la ligera la escogencia de las herramientas tecnológicas.

El tener el control de un grupo de forma remota es increiblemente desafiante y puede desencadenar en una mala experiencia para el estudiante y vicios que arrastrará dentro de su proceso formativo.

Pero a su vez, el convertir una situación convulsa, como el Covid-19, en una ventana para compartir un mensaje de tranquilidad y continuar con nuestra tarea de mostrarle a nuestros niños como son los protagonistas de una generación que está viviendo de una forma totalmente diferente a cualquier otra, gracias a la tecnología, me llena de esperanza y me reenfoca en mi misión profesional de lograr una apropiación social del conocimiento en igualdad de oportunidades a nivel de género y socio económico.

El promover el aprendizaje de una forma fácil, sencilla, más rápido, más preciso, o menos caros, pueden remontarse a la aparición de herramientas muy tempranas, tales como pinturas rupestres en paredes de las cuevas ¡así como lo leen! Y, al fin de cuentas, es la misma misión que tiene el aprendizaje virtual, romper fronteras para hacer las interacciones más sencillas y la experiencia más accesible.

Y es por ello que les voy a compartir mis recomendaciones top 3, tanto para estudiantes como profesores que están incursionando en este bello mundo del aprendizaje virtual:

Estudiantes

  1. Mantengan su mente y cuerpo saludables, realicen su aprendizaje en entornos alternativos donde les permita estar cómodos, creativos y con movilidad.
  2. Forjen conexiones con su comunidad virtual de aprendizaje, organicen no sólo los trabajos sino espacios para compartir un break virtual con sus compañeros.
  3. Conquisten la logística. Muchas veces el aprendizaje detrás de una pantalla puede resultar ambiguo o que nos perdamos muy rápido, por eso es fundamental tener la disciplina.

Profesores

  1. Diseñen materiales para involucrar y llamar la atención de sus estudiantes ya que con el tipico power point todos se quedarán dormidos.
  2. Preparen actividades previas a la sesión para los alumnos que sintonizan temprano, podría haber ejercicios, encuestas y rompecabezas de palabras programados en un bucle.
  3. Involucre a los participantes, como regla general, trate de involucrar a los participantes cada cuatro minutos para que ellos sientan la cercanía con usted.

Configurar el éxito dentro del entrenamiento virtual se convierte en todo un reto con nivel de complejidad alto tanto para el estudiante como para el profesor.

Sin embargo, en un mundo donde la única constante es el cambio y la innovación, el tener un modelo de aprendizaje basado en la conectividad e intercambio hace, y espero de verdad que así sea, tener un cambio de mentalidad que permita que no sea necesaria otra pandemia para “normalizar” el aprendizaje virtual y tomarlo con la seriedad requerida.

#QuedémonosEnCasa

Natalia C. Alfaro cuenta con más de 7 años de experiencia gestionando proyectos en ciencia, tecnología e innovación alrededor del mundo. Es emprendedora y enseña a niños y adultos a pensar de forma creativa, futurista para que puedan construir una sociedad más próspera.
Tel: 8898.6226
Web: www.wrlearning.com
Email: [email protected]


Traducir artículo