Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Licda. Cristina Lara para El Observador

En los últimos días, en nuestro país, se ha hecho mención de que estamos a pocos pasos de poder ser admitidos formalmente a la OCDE, con únicamente tres requisitos pendientes para dicha entrada.  Pero ¿Sabe usted que es la OCDE? ¿Qué significa esta entrada para nuestro país?

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) fue creada en 1961 y agrupa a 36 países miembros actualmente.  Su principal objetivo es fomentar políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo.

La manera en que trabaja la OCDE es ofrecer un foro donde los gobiernos de los países miembros pueden compartir experiencias y buscar soluciones comunes a los problemas. Se comparten datos y estadísticas económicas, sociales y ambientales para la búsqueda del bienestar general.  Dentro de los principales valores de la organización se destaca la objetividad, apertura, audacia, vanguardismo y ética.

​Actualmente Costa Rica se posiciona como uno de los miembros en proceso de adhesión a dicha organización junto con Colombia, pero aún no es un miembro formal como tal (a pesar de que ya se encuentra listado como miembro adherido en la página de la OCDE).

En el 2015 se empezó el proceso formal de acceso para Costa Rica a la OCDE, bajo la dirección de COMEX.  Este proceso de adhesión, dentro de varios de los requisitos formales, incluye que Costa Rica defina su posición acerca de más de 250 instrumentos legales de la OCDE y muchísimas evaluaciones técnicas para demostrar una verdadera voluntad y compromiso con los estándares de la organización.

La última aprobación que recibió nuestro país fue la del Comité de Competencia en respuesta a la Ley de Fortalecimiento de las Autoridades de Competencia de Costa Rica. Esto significa a que estamos ya a muy pocas aprobaciones para ser aceptados.

​Las ventajas de ingresar a dicha organización incluye: acceso a importantes “socios” comerciales (a pesar de que la palabra socio no es correcta, la realidad es que la OCDE representa un tipo de club de membresía donde inevitablemente los países miembros desarrollan una cercanía que les permite desenvolver relaciones comerciales importantes entre ellos).

Esta oportunidad de acercamiento comercial es sin duda el punto más importante de formar parte de dicha organización. Dejando de lado el prestigio que significa ser un estado miembro, lo cierto es que Costa Rica se posiciona a un nivel social, económico, comercial, político y hasta ambiental importante donde puede relacionarse con los otros estados miembros. Esto genera seguridad y posiciona a Costa Rica como un país equilibrado y seguro para la inversión internacional.

​Por otro lado, todo este “prestigio” tiene un precio económico importante para nuestro país. Para empezar, el proceso de ingreso a la OCDE de un país, desde su invitación hasta su aceptación, es muy lento.  Una vez “aceptado”, el país debe hacer una contribución anual que es una proporción igual al tamaño de la economía nacional. Colombia, que es un país que recién fue admitido poco antes de Costa Rica, considera que este es uno de los aspectos más complicados de pertenecer a la OCDE. Para Colombia, por ejemplo, el costo de la anualidad es aproximadamente 4 millones de euros.

Ecuador, por otro lado, que recién fue invitado, no ha tomado la decisión de ingresar formalmente precisamente por el gasto que implica cumplir con todos los requisitos para pasar las evaluaciones de los comités evaluadores de la organización (gastos que obviamente deben ser asumidos por el país candidato).

Para Costa Rica el monto de la anualidad aun no ha sido definido; sin embargo, en época de déficit fiscal (por no llamarlo crisis financiera) puede resultar complicado justificar un costo de este tipo para simplemente pertenecer a una organización “elite”.

​En resumen: el ingreso a la OCDE debe valorarse como pagar una membresía. Si se hace uso de esta y verdaderamente se aprovechan y disfrutan los recursos y relaciones que pueden salir de ser un estado miembro, entonces la anualidad y el proceso de ingreso va a haber valido la pena. Si no se aprovecha la membresía, entonces resultará en millones de colones desperdiciados en época de crisis, lo cual sería realmente lamentable.

Licda. Cristina Lara Rodríguez
Lara Legal Corp
[email protected]
www.Laralegalcorp.com
Instagram: @Laralegalcorp
Tel. 4000-2887


Traducir artículo

PUBLICIDAD.