Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 4 minutos

Priorizar en una campaña publicitaria nacional sin precedentes y acciones dirigidas a reducir los precios para el consumidor final, son las apuestas del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) para poner en marcha el principal motor de la economía costarricense.

La hoja de ruta construida para estimular el turismo en el país apelará a la población costarricense y residente en el país. Según el ICT se establecerán alianzas estratégicas con cooperativas, asociaciones solidaristas y con el sector financiero para promover ofertas y facilidades de pago.

Además se integrarán a las cámaras regionales turísticas en el proceso de mejoramiento y adaptación de la oferta de producto en el plano local.

“A diferencia de campañas previas de turismo nacional, en las cuales el sector privado ofrecía paquetes promocionales, esta vez el ICT contribuirá directamente con acciones tales como sorteos, activaciones y premios tendientes a reducir los precios para que, en conjunto con las ofertas del sector para turistas nacionales, vacacionar resulte mucho más atractivo para los costarricenses”, explicó Maria Amalia Revelo, ministra de Turismo y presidenta del ICT.

La junta del Instituto aprobó la hoja de ruta el lunes. Se presentó el martes a seis cámaras sectoriales y a la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), como cúpula, para consensuarla y enriquecerla. Y hoy se activarán las mesas ejecutivas de trabajo compuestas por miembros del sector público y privado que en una semana deben afinar el documento.

Los ocho ejes prioritarios del plan responden a tres grandes áreas de trabajo: turistas, tejido empresarial y fuerza laboral, que se entrelazan de la siguiente manera:

  • turistas: líneas aéreas, mercadeo y promoción (nacional e internacional) y turismo marítimo
  • tejido empresarial: producto, empresas de la industria, protocolos y Polo Turístico Golfo de Papagayo.
  • fuerza laboral: capacitación, empleo e inversión extranjera y nacional.

“Esta hoja de ruta es un documento vivo que requerirá ajustarse a las circunstancias que se vayan presentando en el proceso de atención a la crisis y evolución de la pandemia”, explicó Revelo.

“Hay respuestas que nadie tiene y conforme se vayan despejando las incógnitas y se vayan abriendo los mercados internacionales revisaremos las tácticas para pulirlas, siempre trabajando en equipo con el sector privado”, agregó.

OBSERVE MÁS: Turismo, construcción, comercio y manufactura llevarán el golpe más fuerte por la pandemia de COVID-19

Líneas aéreas y mercado internacional

Atraer líneas aéreas en el contexto poscoronavirus será uno de los ocho ejes principales de la ruta a seguir para reactivar el turismo costarricense. (Archivo/Aeris)

Otra de las prioridades es generar las condiciones necesarias para el retorno de las líneas aéreas al país, una acción de salvamento indispensable para el retorno del turismo internacional cuando las autoridades sanitarias den luz verde a abrir las fronteras.

En aras de estar preparados como destino, el Instituto está renegociando con las aerolíneas las campañas cooperativas planificadas para el 2020. Tiene la mira puesta en los protocolos sanitarios de ingreso y salida del país; así como en otras medidas necesarias para estimular la competitividad, que incluyen costos operativos como el precio del combustible para uso en aeronaves (jet fuel).

Se preservará el mensaje de la campaña internacional lanzada en setiembre pasado, “Only the Essentials”, enfatizando que Costa Rica ofrece no sólo un viaje turístico, sino una experiencia transformadora de vida, según informó el ICT.

“Pretendemos abordar los graves efectos de la crisis en el turismo y en el empleo, pero manteniéndonos fieles al desarrollo turístico sostenible, innovador, inclusivo y seguro que nos caracteriza”, recalcó Revelo.

A nivel internacional se impulsará la venta con viajes de familiarización, ferias y alianzas estratégicas con tour operadores y medios especializados, así como con actividades virtuales que generen alta exposición del destino, capacitación en las cadenas de distribución, y un plan voluntario para compensar emisiones.

El ICT y el sector privado ya trabajan en el diseño de protocolos en algunos sectores como empresas de hospedaje, gastronómicas, de transporte acuático, de tours, arrendadoras de vehículos, agencias de viaje, de congresos y convenciones y turismo de bienestar.

OBSERVE MÁS: Cámara de Turismo urge al Gobierno convocar proyecto que exoneraría del IVA al sector por un año más

Salvamento del tejido empresarial y laboral

El ICT y el Ministerio de Planificación negocian con la banca estatal un programa de rescate para las empresas turísticas, y apoyo para capital de trabajo y flujo de caja para pequeñas y medianas empresas.

También mantienen conversaciones con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para desarrollar un programa de empleo para Mipymes turísticas. El 94% de las empresas turísticas de alojamiento del país son micro, mequeñas y medianas, con hospedajes de 40 habitaciones o menos.

Para la fuerza laboral, la hoja de ruta establece tres objetivos.

  • mantener acciones para minimizar la pérdida de recurso humano con subsidios económicos
  • desarrollar las habilidades necesarias para los profesionales del campo, con el fin de lograr su adaptación a las nuevos cambios y exigencias; y atraer inversión extranjera en la industria turística
  • establecer una plataforma de capacitación virtual, becas para aprender inglés por un año para trabajadores, crear un programa de apoyo a las cámaras regionales y una bolsa de empleo

OBSERVE MÁS: Monteverde convierte crisis del coronavirus en una oportunidad para fortalecer organización comunal

Otras medidas

La hoja de ruta plantea que para atraer la inversión extranjera se buscará la simplificación de trámites, y la revisión de la vigencia y requisitos de la Ley 6990 de Incentivos para el Desarrollo Turístico.

Para el turismo marítimo se plantea:

  • la implementación de un solo protocolo para la infraestructura náutica
  • un protocolo de actuación y contingencia de servicios
  • no aumentar tarifas portuarias y cánones municipales
  • negociar campañas cooperativas
  • y rediseñar el producto de los pequeños tour operadores.

En el 2019, el turismo generó $3.968,3 millones en divisas de acuerdo con datos del Banco Central de Costa Rica. El sector empleaba a 219.000 personas de manera directa y a unas 400.000 de forma indirecta.


Traducir artículo

Un viaje diario entre palabras, versiones, hechos y verdades. Una periodista en constante aprendizaje, con el sueño de ser bióloga marina y sumergirse en las historias más profundas del gigante acuático.